Cómo lidiar con un jefe controlador

Escrito por abaigeal quinn | Traducido por pilar celano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo lidiar con un jefe controlador
Los controladores son personas obsesivas que quieren que todo se haga a la perfección y evitar todos los errores posibles. (Jupiterimages/Pixland/Getty Images)

Los controladores son personas obsesivas que quieren que todo se haga a la perfección evitando todos los errores posibles. La falta de confianza e incapacidad de permitirte realizar tu trabajo no está tan relacionada con su visión sobre tu personalidad, sino más bien con su visión sobre sí mismos en relación con el mundo. Rechazar a un controlador, que encima es tu jefe, abre camino a una eterna lucha de poder entre ambos por cada detalle del trabajo. Aprender la forma más adecuada para negociar y manejar la relación te ayudará a liberar la tensión en el lugar de trabajo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Escucha y sé paciente. Un controlador tiene una necesidad obsesiva de que lo escuchen, y si no le permites opinar sobre cómo quiere que se hagan las cosas, puede considerar como insubordinación de tu parte. Deja que presente su visión del proyecto, repítesela despacio y con claridad, y cuando sepa que entendiste, ¡dile que tienes que ir a trabajar en eso!

  2. 2

    Sé específico. Los controladores se preocupan cuando no se cubren todas las bases. Establecer un marco de tiempo para cumplir con las obligaciones lo ayudará a relajarse lo suficiente como para dejar de molestarte mientras trabajas. Envíale actualizaciones frecuentes sobre el progreso que lograste, para evitar esas molestas visitas sorpresa en tu escritorio.

  3. 3

    Cumple con lo que dices que harás. Nada molestará más a un jefe controlador que si no cumples con tus promesas. Si crees que no podrás terminar algo a tiempo, asegúrate de avisarle con la mayor anticipación posible y presenta un plan de seguimiento específico que incluya el nuevo cronograma y explique por qué no se puede respetar el original.

  4. 4

    Trata las intromisiones de tu jefe como un ataque directo a tu capacidad de terminar tu trabajo a tiempo. Habla sobre las nuevas restricciones o demandas como una renegociación sobre el proceso y expresa tu necesidad de volver a evaluar el cronograma para completarlo. De esta forma, minimizarás las interferencias futuras.

  5. 5

    Conserva la calma durante todos los encuentros con tu jefe. Los controladores son muy tensos y tienen una tendencia a inducir pánico en los demás con su miedo e intensidad. A medida que se irritan y se vuelven más demandantes, mantente tranquilo y concentrado, para demostrarte que todo saldrá según los planes.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles