DESCUBRIR
×

Cómo limpiar la acumulación de un fregadero de acero inoxidable

Actualizado 21 febrero, 2017

Los fregaderos hechos de acero inoxidable tienen una ventaja sobre los que están hechos de otros tipos de material, porque son resistentes a las manchas y a las astilladuras. Aunque a veces puede ocurrir una acumulación en la superficie del mismo por el agua dura, los residuos del jabón o la mugre en general. Puedes devolver tu fregadero de acero inoxidable a su brillo original, pero debes usar el tipo apropiado de materiales de limpieza para evitar arañar o picar su acabado.

Instrucciones

    Quitar la acumulación de agua dura

  1. Vierte 1 taza de vinagre blanco en un plato cuadrado o rectangular lo bastante grande para acomodar una toalla plana de papel y coloca el papel en el plato. Pon el plato cerca del fregadero que estás limpiando.

  2. Deja que la toalla de papel se sature y después exprímela ligeramente y aplícala a las manchas del fregadero. Aplasta la toalla y pégala a un lado del fregadero. Satura tantas toallas como necesites para cubrir las manchas.

  3. Espera 30 minutos y quita las toallas. Enjuaga el fregadero a fondo con agua limpia y sécalo con toallas de papel o con un trapo de cocina.

    Quitar la acumulación general de mugre

  1. Moja el fregadero y aplica la cantidad de limpiador abrasivo suave recomendada por el fabricante a una esponja para frotar no abrasiva. Comprueba la etiqueta del producto para asegurarte de que es seguro usarlo en fregaderos de acero inoxidable.

  2. Frota el fregadero con la esponja y el limpiador, para quitar la acumulación. Después de frotar todas las manchas, enjuágalo con agua limpia.

  3. Inspecciona el fregadero para ver si el limpiador ha quitado la acumulación. Si no lo ha hecho, repite los Pasos 1 y 2 hasta que quites la mugre. Enjuágalo a conciencia y sécalo.

Consejos

  • Los limpiadores abrasivos suaves vienen en forma de pasta y polvo.

Advertencias

  • No uses estropajos de acero para limpiar tu fregadero de acero inoxidable. Puede crear arañazos permanentes en el acabado.

Necesitarás

  • Un plato cuadrado o rectangular
  • 1 taza de vinagre blanco
  • Toallas de papel
  • Agua limpia
  • Un paño de cocina (opcional)
  • Un limpiador abrasivo suave
  • Una esponja de frotar no abrasiva