Hogar

Cómo limpiar un cubículo de ducha de acrílico

Escrito por denise schoonhoven | Traducido por ehow contributor
Cómo limpiar un cubículo de ducha de acrílico

Fleur Suijten, Michael Lorenzo, Mario Alberto Magallanes Trejo, webslave05 at sxc.hu

Los cubículos de ducha de acrílico son una opción atractiva para cualquier baño. La unidad puede durar mucho tiempo si la mantienes con cuidado. Limpia los cubículos de ducha de acrílico al menos cada dos semanas para evitar que se acumulen residuos de jabón. Presta mucha atención al limpiador que uses y asegúrate de que no sea abrasivo para evitar rayar las superficie del acrílico.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Gel limpiador no abrasivo
  • Una esponja
  • Un cepillo pequeño de cerdas blandas
  • Una toalla de microfibra

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Quita el jabón, el champú, la esponja, la afeitadora y otros accesorios de baño del cubículo de la ducha. Abre completamente la puerta de la ducha para poder acceder fácilmente al lugar. Coloca un trapo o una toalla grande sobre la parte del piso del baño que se encuentra cerca del cubículo de la ducha para que absorba el agua que salpiques.

  2. 2

    Rocía agua sobre todas las paredes internas con el duchador. Usa un vaso irrompible para mojar la parte más alta de las paredes.

  3. 3

    Aplica un gel limpiador no abrasivo en todo el perímetro de las paredes del cubículo acrílico. Frota las paredes con el gel usando una esponja y realizando movimientos circulares. Añade más gel a la paredes si es necesario, para asegurarte de cubrirlas completamente.

  4. 4

    Enjuaga bien el gel con el duchador y agua tibia. Llena un vaso o un recipiente con agua y viértela sobre las áreas a las que no llegue el agua del duchador.

  5. 5

    Coloca el gel en un cepillo pequeño y úsalo para restregar los grifos, el duchador y el desagüe. Enjuaga varias veces con agua tibia hasta eliminar todos los residuos.

  6. 6

    Por último, restriega el piso con más gel. Ejerce más presión con la esponja para aflojar la suciedad endurecida. Enjuaga varias veces, dejando que el agua se vaya completamente por el desagüe entre cada enjuague.

  7. 7

    Coloca una toalla vieja sobre la parte del piso que se encuentra debajo de la puerta abierta para que absorba los derrames. Restriega el interior de la puerta con el gel y una esponja húmeda. Enjuaga la esponja y el gel. Enjuaga varias veces hasta quitar todo el residuo de la puerta.

  8. 8

    Pasa una toalla por la puertas y las paredes limpias para quitar las marcas de agua. Restriega la grifería con un paño absorbente de microfibra para hacer que brille.

  9. 9

    Cierra la puerta de la ducha y lávala con gel y una esponja. Enjuaga y limpia el gel. Seca la parte externa de la puerta con una toalla.

Consejos y advertencias

  • Espolvorea bicarbonato de sodio en el desagüe. Haz correr un poco de agua para que arrastre el bicarbonato y elimine los olores.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media