Cómo limpiar los discos de frenos

Escrito por kevinm | Traducido por carlos paulucci
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo limpiar los discos de frenos
Mantener los discos de frenos limpios mejorará el rendimiento del frenado y reducirá el ruido. (disque de frein image by Christophe Fouquin from Fotolia.com)

La mayoría de los automóviles actuales tienen frenos de disco en las ruedas delanteras y muchos también tienen frenos de disco en las ruedas traseras. Los frenos de disco funcionan mejor que los frenos de tambor y su simplicidad mecánica los hace más confiables. Los componentes de un freno de disco están expuestos al entorno circundante y, aunque la rotación del disco permitirá que el freno expulse la suciedad y los desechos, a veces ocurre que la contaminación queda atrapada en el disco y el rotor. Mantener limpio el disco de frenos mantendrá el rendimiento de frenado óptimo y eliminará el irritante chirrido de los frenos y otros problemas molestos.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una llave de tuercas de seguridad
  • Un gato
  • Soportes de los ejes
  • Una llave inglesa
  • Un mazo
  • Un alambre de gancho o un cable elástico
  • Destornilladores
  • Una gran abrazadera en C
  • Un extractor o una jeringa
  • Líquido de los frenos
  • Líquido limpiador de frenos
  • Un plato recolector
  • Trapos
  • Un cepillo de alambre
  • Cuñas de freno nueva
  • Grasa para frenos

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Estaciona el auto en una superficie nivelada y pon el freno de estacionamiento. Pon las transmisiones automáticas de ajuste en “Park” (Aparcar) y pon las transmisiones manuales ya sea en primera o en marcha atrás. Afloja un poco las tuercas y entonces levanta el coche con el gato. Apoya el vehículo en un soporte del gato. Ahora retira completamente las tuercas y tira de la rueda.

  2. 2

    Retira los dos tornillos de la pinza de sujeción. Sujeta firmemente la pinza y deslízala hacia arriba y fuera del disco. Si la zapata está muy dura entonces firmemente balancéate hacia adelante y hacia atrás varias veces para forzar que el pistón se retraiga un poco, y vuelve a intentarlo. Cuelga la zapata por medio de un cable de alambre o cuerda elástica, teniendo cuidado de no estirar o doblar la manguera flexible de frenos.

  3. 3

    Desliza las pastillas de freno de la zapata. Si las presillas de sujeción están presentes, estas se pueden quitar fácilmente de la zapata con un destornillador o con un alicate. Ten cuidado de no dañar las presillas durante la extracción.

  4. 4

    Abre el capó y afloja el tapón del depósito de líquido de frenos. El depósito está situado generalmente en la parte posterior del compartimiento del motor en el lado del conductor. En los últimos modelos el depósito es generalmente semi transparente y de plástico, haciendo que el nivel de fluido sea visible desde el exterior. Retira la pinza del pistón mediante la colocación de la pieza giratoria del cabezal con una gran abrazadera en C en el borde de la cara del pistón, enganchando el extremo del bastidor con la abrazadera en la parte posterior de la zapata y apriétala para empujar el pistón en el cilindro. Mantén un ojo en el depósito de líquido de frenos para asegurarte de que no se desborde, cuando se retrae el pistón y el líquido de frenos se acumula en el depósito. Si el depósito parece que podría desbordarse, usa un extractor o una jeringa para extraer parte del líquido de frenos.

  5. 5

    Limpia el disco de freno y el rotor. La superficie de fricción del disco debe estar limpia y relativamente suave. La mayoría de la contaminación se puede eliminar mediante la aplicación de líquido de frenos de limpieza y limpiando el disco con un trapo. Un anillo de óxido alrededor del borde del disco es normal, pues es una capa delgada u óxido ligero sobre la superficie no hace fricción en el disco. Cualquier leve depresión o rayado en la superficie del disco que haga fricción puede ser tratada con un torno en un taller de frenos o tienda de auto partes. Si grandes picaduras o rayas son evidentes, entonces el disco debe ser reemplazado.

  6. 6

    Limpia las pastillas de freno. Levanta y raspa las cuñas viejas y luego limpia la almohadilla mediante la aplicación de líquido de frenos de limpieza y limpia con un trapo. La suciedad rebelde se puede eliminar con un cepillo de alambre o tela de esmeril. Mira de cerca a la superficie del revestimiento y quita cualquier contaminación visible. Si las pastillas están gastadas o dañadas de manera desigual, cámbialas.

  7. 7

    Limpia la zapata. Aplica líquido de frenos de limpieza y limpia con un trapo. Usa un cepillo de alambre para eliminar la suciedad depositada. Ten mucho cuidado de no dañar la junta del pistón de goma. Limpia también los deslizamientos del freno y los pernos de deslizamiento de la zapata

  8. 8

    Lubrica los deslizadores de almohadilla de la pinza y los pernos de deslizamiento generosamente con grasa de freno. Ten cuidado de no poner grasa en el disco ni en las pastillas. Coloca cuñas nuevas detrás de las pastillas de freno. Vuelve a colocar el freno siguiendo los pasos en orden inverso. Baja el auto y comprueba el nivel del líquido de frenos en el depósito del líquido de frenos para asegurarte de que esté lleno, pero no por encima de la marca de llenado. Prueba el funcionamiento de los frenos antes de conducir.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles