Salud

Cómo limpiar las fosas nasales de mi bebé

Escrito por lisa green | Traducido por ehow contributor
Cómo limpiar las fosas nasales de mi bebé

Los bebés tienen sistemas inmunes inmaduros y son particularmente susceptibles al virus común de la gripe.

monkeybusinessimages/iStock/Getty Images

La nariz tapada producida por los resfríos o las alergias es un problema habitual en los bebés; sus pasajes nasales son estrechos y ellos no son lo suficientemente maduros como para poder soplar por sí mismos. Una nariz congestionada produce respiración ruidosa e interrumpe sus rutinas de alimentación y sueño. Por lo general, los bebés se recuperan en una semana o dos sin complicaciones. Sin embargo, puedes aliviar sus molestias limpiando la mucosidad de sus fosas nasales de forma segura y efectiva. Para esto, utiliza gotas de solución salina nasal para hacerla menos espesa y luego aspira las secreciones con una jeringa de pera.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Una sábana o toalla pequeña
  • Gotas nasales de solución salina
  • Una jeringa de pera

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Coloca una toalla o sábana pequeña debajo de los hombros del bebé para inclinar su cabecita ligeramente hacia atrás. (Algunos niños no deben colocarse en esta posición, por lo que es importante verificar con el pediatra si es seguro hacerlo).

  2. 2

    Coloca una o dos gotas nasales de solución salina normal (agua salada) de venta libre en cada fosa nasal, a no ser que el pediatra haya indicado otra cosa.

  3. 3

    Sostén al bebé en la misma posición por aproximadamente dos minutos para evitar que la solución salina se salga de su naricita y para permitir que alcance a aclarar la mucosidad.

  4. 4

    Comprime la jeringa de pera entre tus dedos índice y pulgar para expeler el aire interior.

  5. 5

    Coloca la punta de la jeringa dentro de sus fosas nasales, apuntando hacia la parte trasera de la nariz, aproximadamente a 1/4 o 1/2 pulgada (0,63 a 1,25 cm) mientras continúas apretando la pera.

  6. 6

    Libera la pera. Sostén la jeringa en su lugar mientras succiona la mucosidad de las fosas nasales de tu bebé.

  7. 7

    Retira la jeringa. Coloca la punta hacia abajo y comprime la pera rápidamente para vaciar su contenido en un papel tisú que luego se descarta. Limpia bien la punta.

  8. 8

    Repite los pasos del 4 al 8 para limpiar la otra fosa nasal.

  9. 9

    Limpia la pera de la jeringa con jabón suave y agua.

Consejos y advertencias

  • Succiona las fosas nasales de tu bebé tantas veces como sea necesario para mantenerlas libres de mucosidad.
  • Cuando tu bebé esté resfriado, anímalo a tomar las cantidades habituales de líquidos para diluir las secreciones y prevenir la deshidratación.
  • Consulta inmediatamente con un médico si tu bebé desarrolla los siguientes síntomas: mucosidad espesa y verde, fiebre rectal por encima de los 101 grados F (38 grados C), tos persistente, dificultad para respirar, pérdida de apetito o cualquier otro signo de una posible segunda infección.
  • Los aerosoles nasales, los descongestionantes y las demás medicinas para resfríos no son adecuadas para los bebés, especialmente para los menores de dos años.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media