DESCUBRIR
×

Como limpiar los hongos cortados del supermercado

Actualizado 23 mayo, 2018

La "mejor" manera de limpiar las setas u hongos cortados de supermercado está abierta al debate. Una cosa en que la mayoría de los expertos están de acuerdo, sin embargo, es que el método a la antigua, sumergiéndolas y luego pasándolas por una corriente fuerte de agua para eliminar la suciedad, es probablemente el enfoque equivocado, ya que los hongos son muy porosos y absorben el agua como esponjas. Sin embargo, hay varias maneras de limpiar las setas sin exponerlas a una gran cantidad de agua, en función de tus preferencias, el estado de las setas, y tu tolerancia a la suciedad.

Instrucciones

PhotoObjects.net/PhotoObjects.net/Getty Images

    Limpieza básica

  1. Pon los hongos en un colador y desprende la tierra sacudiendo el colador en el fregadero. Saca la suciedad suavemente con el dedo índice.

  2. Utiliza un cepillo pequeño para quitar la suciedad de los hongos. Estos cepillos tienen cerdas muy suaves para no dañar los tiernos sombreritos.

  3. Humedece una toalla de papel con agua y retira con cuidado cualquier resto de tierra de las setas.

    Limpieza profunda

  1. Limpia los hongos muy sucios colocándolos en un colador y rociándolos rápidamente con agua. Coloca los champiñones en una toalla de papel y sécalos.

  2. Intenta poner los champiñones en una ensaladera giratoria como alternativa al anterior método del colador. Ten cuidado de no girarla por mucho tiempo o los hongos comenzarán a desintegrarse. Cuando hayas terminado, colócalos sobre una toalla de papel y sécalos.

  3. Limpia las setas grandes, como los portobellos, humedeciendo una toalla de papel y frotando suavemente ambos lados del sombrero. Luego, usa una cuchara para raspar las branquias. Extraerlas es una idea especialmente buena si vas a rellenar las setas.

Consejos

  • La cuestión de las "setas sucias" sigue siendo controvertido entre los cocineros y chefs. Algunos siguen la máxima de que "un poco de tierra no te hará daño", mientras que otros, más sensibles a las reacciones de los alimentos y la cuestión general de la limpieza en la cocina, insisten en el lavado de cualquier cosa y todo con lo que entran en contacto, incluidos los hongos sucios.
  • Puedes transformar un viejo cepillo de dientes desgastado en un cepillo de hongos. Sólo asegúrate de empapar el cepillo en una solución de mitad y mitad de vinagre y agua antes de usarlo para limpiar los champiñones.

Necesitarás

  • Pequeño cepillo para hongos
  • Colador
  • Toallas de papel