Cómo limpiar las jarras de agua

Escrito por corey m. mackenzie | Traducido por adriana de marco
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo limpiar las jarras de agua
Las jarras de caulquier material se deben limpiar antes de guardarlas. (Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images)

Las jarras de agua, no importa de qué material sean, pueden tener hongos y/o bacterias si no las limpias bien. Si no están limpias, pueden tener un olor a moho que le puede dar al agua un gusto feo. Para mantenerlas oliendo bien y limpias, lávalas luego de usarlas y antes de guardarlas. Limpiarlas no es difícil y necesitas pocos elementos y poco tiempo.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Jabón para vajilla
  • Un cepillo para biberones o una esponja
  • Lejía casera sin perfume

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Vierte una cucharada de jabón de vajilla líquido en la jarra y llénala con agua tibia hasta que llegue a 2 pulgadas (5 cm) del borde.

  2. 2

    Ponle la tapa y ciérrala, entonces agítala vigorosamente. Si la jarra es demasiado grande y pesada para hacer esto de manera segura, como por ejemplo una de 5 galones (19 l), ponla en el suelo y haz que ruede sobre sus lados.

  3. 3

    Usa un limpiador de biberones para limpiarla por dentro, si la boca es angosta. Usa una esponja para limpiar las de boca ancha.

  4. 4

    Saca el agua jabonosa de la jarra y vuelve a llenarla con agua tibia para enjuagar los residuos del jabón, puede ser que debas hacer esto varias veces. Luego de quitarle el agua, huele el interior. Si todavía huele a moho, vuelve a enjuagar.

  5. 5

    Esteriliza la jarra luego de lavarla usando lejía casera sin perfume. FEMA.gov aconseja usar 1 cucharadita de lejía por cada litro de agua. Agrega la solución a la jarra, cierra con la tapa y agita. Si es grande, colócala sobre el piso y hazla rodar hacia un lado y otro. La solución de lejía debe tocar las superficies interiores para que la jarra quede totalmente esterilizada.

  6. 6

    Enjuaga la jarra con agua tibia varias veces para remover los restos de la lejía. Una vez que esté bien enjuagada la puedes volver a llenar o dejarla al aire sin la tapa para que se seque. No tapes y guardes una jarra hasta que no esté completamente seca.

Consejos y advertencias

  • FEMA.gov advierte que no se debe tocar el interior de una jarra o su tapa cuando se la está llenando, porque esto puede contaminarla con bacterias.

No dejes de ver

Referencias

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles