Cómo limpiar lechada de las juntas del suelo

Escrito por laura reynolds | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo limpiar lechada de las juntas del suelo
(Microsoft clip art)

La lechada es una sustancia de consistencia de yeso que sella el suelo para que el agua y las soluciones limpiadoras no puedan penetrar en él o debajo del mismo haciéndole perder adherencia. La mayoría de las lechadas combinan o son más oscuras que el azulejo. A diferencia de la mayoría de pavimentos, la lechada puede llenarse de suciedad y limpiadores y pierden el color. Antes de eliminar la lechada y colocar una nueva, es bueno que sepas que hay algunos simples pasos que podrías seguir para evitar el problema.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Bicarbonato de soda o limpiador de lechada
  • Cloro
  • Un cepillo de dientes o un cepillo para lechada
  • Trapos suaves
  • Una herramienta rotatoria o una minilijadora
  • Sellante de lechada

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    El primer paso debería ser siempre la prevención. La lechada usada en los suelos debería sellarse, especialmente si es ligeramente colorida. Limpia y sella la lechada anualmente con un limpiador recomendado por el fabricante y séllalo con el producto adecuado. Deberías poder limpiar las manchas y la comida tan fácilmente como en el azulejo.

  2. 2

    La lechada sucia o manchada puede limpiarse también usando un cepillo para lechada (o uno de cerdas duras)y un emplasto de bicarbonato de soda. Prepárala agregando un poco de agua al bicarbonato hasta conseguir una pasta. Moja la lechada y el cepillo, mójalo con el emplasto y friega solo la lechada entre los azulejos. Limpia con un trapo húmedo o rocía un poco de agua encima y quita el bicarbonato. Si estás limpiando lechada sin sellar, toma esto como una advertencia: consigue sellador de lechada y sella todo el suelo.

  3. 3

    De vez en cuanto encontrarás una mancha que no puede eliminarse sólo restregando. Necesitarás probar con una solución que sea la mitad de cloro y la mitad de agua. O intenta un bolígrafo de cloro que se venden como quitamanchas. Suelen tener el tamaño de la punta adecuado a las líneas de lechada. Una vez más, enjuaga abundantemente con agua limpia.

  4. 4

    Si la mancha simplemente no sale, la única opción que te queda es retirar la lechada y colocar otra. Antes de sacarla toda, con ayuda de una herramienta rotatoria o con una minilijadora, remueve la cantidad mínima necesaria de lechada como para eliminar la mancha. Si la mancha es superficial la eliminarás y sólo faltará sellar la superficie y listo. Si, aún así, la mancha es tan profunda que la superficie de la lechada queda por debajo del borde del azulejo, emparéjala un poco, mójala y vuelve a aplicar suficiente lechada como para subir otra vez el nivel. Termina como lo harías en cualquier trabajo de lechada.

Consejos y advertencias

  • Debes conocer el tipo de lechada que estés usando y usar limpiadores comerciales apropiados. Averigua con tu proveedor de azulejos o en la ferretería de tu zona para asegurarte de que estás usando tu tiempo y tu dinero de forma correcta.
  • Nunca usas otros limpiadores de hogar con cloro. Las reacciones liberan gases tóxicos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles