Cómo limpiar la nariz de un bebé con un aspirador nasal

Escrito por lizz shepherd | Traducido por cesar daniel gonzález ménez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo limpiar la nariz de un bebé con un aspirador nasal
(child's eye image by Kostyantyn Ivanyshen from Fotolia.com)

Debido a que los medicamentos para el resfriado infantil ya no se recomiendan, el aspirador nasal ahora es la mejor manera de eliminar la mucosidad de la nariz de un bebé. Hasta que un niño pueda sonarse la nariz, un padre o un cuidador puede usarlo para succionar el moco de la nariz con suavidad y ayudar al bebé a respirar mejor.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Aspirador nasal
  • Gotas de solución salina (opcional)

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Revisa ambas fosas nasales y decide si el aspirador nasal es necesario. Si el moco es líquido y fluye con facilidad, puede gotear por la nariz por sí mismo y no se necesita succionar. Pero si el bebé tiene dificultad para respirar, debido a que la fosa nasal o la mucosidad se ven un poco más sólidas, tal vez lo mejor sea utilizar el aspirador para la comodidad y la seguridad del bebé.

  2. 2

    Mantén quieta la cabeza del bebé con una mano. Colocar una mano sobre la frente del bebé puede mantenerlo estable, o puedes sostener su cabeza por detrás. Asegúrate de que no estés ejerciendo demasiada fuerza, sino que el bebé se quede relativamente quieto por unos momentos.

  3. 3

    Aprieta la bombilla del aspirador nasal. Este es el extremo bulboso cerrado. Apriétala con fuerza hasta que se aplane casi totalmente. Esto expulsará el aire fuera de la bombilla y permitirá que se haga la succión.

  4. 4

    Coloca el extremo abierto más pequeño del aspirador en la nariz del bebé. Elije la fosa nasal más congestionada y pon el extremo lo más dentro de la nariz que se pueda, para que entre en el área con moco. No obstante, ten cuidado de no ponerlo demasiado adentro, pues puede causar lesiones.

  5. 5

    Suelta la bombilla y deja que se llene hasta que recupere su forma redonda. Mientras esto pasa, se succionará la mucosidad que estaba en frente del extremo más pequeño. Repite este procedimiento si todavía hay mucosidad que se deba aspirar. También limpia la otra fosa nasal si está congestionada.

  6. 6

    Enjuaga el aspirador nasal con agua caliente y jabón, para matar los gérmenes y enjuagar la mucosidad atrapada en el aspirador.

Consejos y advertencias

  • Las gotas de solución salina se pueden utilizar para ayudar a aflojar el moco antes de usar el aspirador.
  • Si tu bebé se resiste, toma un descanso e inténtalo más tarde.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles