Cómo limpiar piedras semipreciosas

Escrito por kay dean | Traducido por xochitl gutierrez cervantes
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo limpiar piedras semipreciosas
El término "semipreciosa" no significa que estas piedras sean inferiores en calidad o valor.

Las perlas, el coral, los ópalos y el lapislázuli son algunas de las piedras preciosas que se consideran semipreciosas. Según la Asociación de Comercio de Gemas en Estados Unidos (American Gem Trade Association), el término "semipreciosa" no significa que estas piedras sean inferiores en calidad o valor y afirma que "todas las piedras de color natural son raras y preciosas". Limpiarlas regularmente es parte de su cuidado.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Unos paños suaves
  • Un detergente líquido suave
  • Un cepillo no metálico

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Las piedras preciosas opacas

  1. 1

    Limpia las piedras opacas, como ópalos, lapislázuli, jade, turquesa y malaquita, frotándolas con un paño húmedo después de usarlas. Evita exponerlas al agua y al jabón, según indica la Asociación Internacional de Gemas de Colores (International Colored Gemstone Association), estas piedras son básicamente rocas y no cristales formados por un sólo mineral, debido a esto podrían absorber el agua y el jabón.

  2. 2

    Limpia las piedras orgánicas, como las perlas, los corales y el ámbar, frotando con un paño suave después de usarlas para eliminar el polvo y los aceites corporales. Protégelas no exponiéndolas a la laca, al perfume o a los cosméticos, ya que por sus contenidos químicos estos productos pueden dañar las piedras.

  3. 3

    Protege las piedras opacas almacenándolas en secciones individuales de una caja para las joyas, en bolsas de tela o envolviéndolas en pedazos de telas suaves. Esto evitará que se rayen.

    Gemas transparentes

  1. 1

    Limpia las gemas transparentes. Llena un recipiente, no el fregadero, para evitar la pérdida accidental de alguna joya por el desagüe y pon una pequeña cantidad de jabón líquido suave en el agua. Coloca las piedras en el agua jabonosa y déjalas en remojo.

  2. 2

    Utiliza un paño suave y un cepillo no metálico para frotar las piedras preciosas. Ten cuidado de no hacerlo con fuerza, ya que podrías aflojar los ajustes.

  3. 3

    Enjuaga las joyas con abundante agua y colócalas sobre un paño suave para secarlas.

  4. 4

    Separa las piedras preciosas para que no se toquen entre sí, evitando que se rayen. Esto podrás hacerlo colocándolas en secciones separadas dentro de la caja de joyería, utilizando bolsas de tela o envolviéndolas en piezas hechas de telas suaves.

Consejos y advertencias

  • La Asociación de Comercio de Gemas en Estados Unidos (American Gem Trade Association) recomienda llevar periódicamente las joyas semipreciosas a la joyería para que las examinen y limpien a fondo.
  • No uses limpiadores ultrasónicos o productos químicos agresivos, como amoníaco, en piedras opacas u orgánicas. La Asociación Internacional de Gemas de Colores (International Colored Gemstones Association) advierte que la exposición del ópalo al fuego y a una luz intensa puede secar el agua dentro del ópalo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles