Cómo limpiar, revitalizar y humectar la piel facial de forma apropiada

Escrito por krista sheehan | Traducido por maria della cella figueredo
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo limpiar, revitalizar y humectar la piel facial de forma apropiada
Utiliza un limpiador, revitalizante y humectante suave para mantener la piel saludable. (Jupiterimages/Pixland/Getty Images)

Ya sea que fuiste bendecida con una piel clara o si luchas contra el acné, aceite o rosácea de forma constante, una rutina de cuidado correcta para la piel es necesaria para asegurar la salud de tu rostro. La piel facial debe limpiarse cada mañana y noche, al igual que cada vez que tu piel se haya podido ensuciar o transpirar. Aunque puedes elegir usar productos adicionales para el cuidado de la piel, los tres principales incluyen al limpiador, revitalizante y humectante. Una vez que hayas entendido cómo limpiar, revitalizar y humectar la piel facial de forma apropiada, la rutina sólo debería tomarte unos pocos minutos por día.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Moja la piel con agua tibia, asegurándote de que todas las áreas de la piel estén mojadas. Aunque el agua debería ser tibia, no debe estar muy caliente. El agua caliente puede dañar y deshidratar la piel facial delicada.

  2. 2

    Aplica pequeñas cantidades de limpiador facial a la piel. Utiliza tus dedos para masajear con cuidado, aplicando el limpiador en tu rostro con movimientos circulares. Evita las zonas de la boca y de los ojos. Continúa limpiando por unos 30 segundos y luego enjuaga bien con agua tibia.

  3. 3

    Da pequeños golpecitos para secar la piel con una toalla limpia y suave. Utiliza la toalla para secar cualquier resto de agua. Evita restregar la toalla contra la piel, lo cual puede dañar la piel fina y delicada.

  4. 4

    Moja una almohadilla de algodón con revitalizante facial y escurre los excesos de líquido. Da pequeños golpecitos con el algodón humectado a lo largo de todo tu rostro. Presta muchísima atención a la frente, nariz y mentón en el caso de que estás zonas se vuelvan aceitosas con frecuencia. Evita las zonas de la boca y de los ojos.

  5. 5

    Aplica una pequeña cantidad de humectante facial en las yemas de tus dedos limpias. Utiliza tus dedos para masajear con cuidado aplicando el humectante en la piel. Al aplicar el humectante alrededor de los ojos, utiliza la yema del dedo anular para masajear la crema en la piel. Elige un humectante que corresponda al tipo particular de piel que tienes. Por ejemplo, es posible que necesites una crema espesa para una piel extremadamente seca o una fórmula suave para la piel sensible.

Consejos y advertencias

  • El tipo de tu piel debería ayudarte a determinar los tipos específicos de productos que necesitas. Por ejemplo, las personas con una piel sensible a menudo requieren productos hechos sin fragancias y químicos dañinos. Las personas con piel seca por lo general necesitan limpiadores suaves, y humectantes espesos. Las personas con piel oleosa deberían optar por productos con los que se pueda exfoliar de forma suave sin usar aceites pesados.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles