Cómo limpiar un velo de novia amarillento

Escrito por contributing writer | Traducido por verónica sánchez fang
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo limpiar un velo de novia amarillento
Puedes limpiar un velo amarillento. (Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images)

Usar el velo de novia de la madre o de la abuela puede ser una hermosa manera de incorporar a esa persona especial en tu boda. Sin embargo, es posible que el velo en cuestión tenga unos 30 o 50 años y que denote los estragos del tiempo. Un problema común con los velos antiguos es que quedan amarillentos. Antes de usarlo, blanquéalo siguiendo unos pasos simples y cuidadosos que limpiarán la tela y la aclararán en el proceso.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Bicarbonato de sodio
  • Agua destilada
  • Jugo de limón
  • Sal
  • Un cortauñas
  • Una toalla blanca
  • Una olla grande
  • Un tendedero

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Corta un pequeño trozo de una parte poco visible del velo amarillento. Debes probar todos los métodos en esta pieza antes de hacerlo con todo el velo para determinar lo que funciona y lo que potencialmente puede dañar o destruir el tejido. Los métodos descritos son todos naturales, y probablemente son seguros para los encajes, tules y otros tejidos de malla. Sin embargo, la edad juega un papel importante en lo que el velo puede soportar, por lo que siempre debes probar primero.

  2. 2

    Enjuaga el velo en una mezcla de agua tibia y jugo de limón. Puedes calentar el agua en la estufa, pero no permitas que hierva. Ten mucho cuidado con el velo a medida que lo saturas con la mezcla. Puedes agregar hasta una cucharada de jugo de limón por cada taza de agua. Esto comenzará a eliminar cualquier aparición de moho en el velo, así como quitará el olor a humedad. También ayuda a blanquearlo.

  3. 3

    Deja correr el agua caliente mezclada con bicarbonato de sodio a través del velo. Como en el paso anterior, usa la proporción de una cucharada por cada taza. Puedes calentar esta mezcla, y luego verterla a través del velo sobre un fregadero. Es posible que necesites ayuda para sostener el velo para que la mezcla penetre en cada porción del velo.

  4. 4

    Enjuaga el velo con agua destilada. Esto ayuda a quitar el jugo de limón y el bicarbonato de la tela. Puedes verter el agua a través del velo o enjuagarlo suavemente en una olla grande llena de esta agua. En este momento, el velo debe estar técnicamente limpio y probablemente mucho más blanco que antes.

  5. 5

    Presiona el velo entre una toalla blanca. Esto permite absorber una gran cantidad de agua antes de colgarlo para que se seque. También evita la distorsión provocada por colgar una prenda pesada y también acelera el proceso de secado.

  6. 6

    Coloca el velo sobre un tendedero para secarlo. Si el velo es excepcionalmente grande y pesado, es posible que tengas que colgarlo sobre dos cuerdas para distribuir el peso más uniformemente. Los tendederos deberán estar ubicados en la luz del sol, ya que el sol funciona junto con el jugo de limón del enjuague para aclarar el velo.

  7. 7

    Deja que el velo se seque por completo. Esto puede tomar de 2 a 48 horas. Si tu zona es muy húmeda, asegúrate de llevar el velo al interior por la noche para evitar que se humedezca de nuevo. En caso contrario, puedes colgarlo para que se seque en el interior.

Consejos y advertencias

  • Recuerda que las telas viejas son delicadas y tal vez no puedas blanquear el velo como lo deseas, si es muy antiguo. Si el tejido se deteriora con la prueba, no pruebes con el velo ya que puedes destruirlo. En su lugar, deberás acudir a un especialista en tejidos antiguos para restaurarlo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles