Cómo lograr que un bebé de nueve meses aumente de peso

Escrito por elle blake | Traducido por vanina frickel
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo lograr que un bebé de nueve meses aumente de peso
El mundo es un lugar fascinante para un niño de nueve meses de edad, por lo que hacerse el tiempo para comer puede ser difícil. (Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images)

El primer año de vida de un niño es a menudo un momento de tensión, ya que los padres vigilan su crecimiento y desarrollo con regularidad. Los médicos les dan a los padres nuevas tablas de crecimiento y directrices, además de recomendar las citas médicas regulares durante este tiempo. En la segunda mitad del primer año el crecimiento de tu hijo puede disminuir, lo cual es perfectamente normal, a pesar de que en realidad debe seguir aumentando de peso. Si encuentras que tu hijo no aumenta de peso, hay algunas cosas que puedes probar bajo la supervisión de tu médico.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Escalas
  • Gráficas de crecimiento
  • Comida para comer con los dedos
  • Puré de alimentos
  • Aperitivos saludables

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Confirma el peso de tu bebé. Regula la balanza y pesa a tu hijo otra vez, o llévalo a un centro de salud para que lo pesen. Es fundamental trabajar con las cifras correctas para hacer un seguimiento de la pérdida de peso.

  2. 2

    Registra el peso del niño en tu gráfica de crecimiento. La mayoría de estos gráficos tienen una línea que marca el crecimiento óptimo, con una línea débil por encima y por debajo de ella. Estos son los percentiles superiores e inferiores y muestran la ganancia de peso esperada; se usan solamente para referencia. Comprueba el peso de tu bebé en comparación con su propio ritmo de crecimiento, que idealmente debería ser una curva hacia arriba sin problemas. No te preocupes dónde se ubica el peso de tu hijo, pero sí ten en cuenta la cantidad de peso que tu hijo necesita ganar para estar dentro de los percentiles esperados.

  3. 3

    Considera qué cosas pueden haber afectado el aumento de peso del bebé. Los periodos de enfermedad pueden hacer que el peso disminuya, al igual que los vómitos, que pueden causar cierta pérdida de peso. Si tu bebé ha aprendido a desplazarse, gateando o caminando, quemará más calorías y también esto puede causar algo de pérdida de peso.

  4. 4

    Reduce al mínimo las distracciones durante las comidas. Evita jugar juegos como "¿Dónde está mamá?", ya que pueden distraer a tu hijo de la comida y le impedirá alimentarse. Haz de las comidas un momento de relax, durante el cual el niño pueda concentrarse en comer hasta que esté lleno.

  5. 5

    Añade nuevos alimentos a la dieta de tu niño. Algunos chicos prefieren comer cierto tipo de alimentos, como una selección de bocadillos o alimentos en puré. Trata de servir las comidas con una variedad de texturas disponibles, y anima a tu niño a probar alimentos nuevos. Puedes encontrar un alimento que tu hijo disfrute comer en cantidad.

  6. 6

    Retira todos los alimentos chatarra de la dieta de tu hijo. Aunque puede ser tentador guardar algunos o incluso aumentar la cantidad si el niño está bajo de peso, este tipo de alimento proporciona un tipo inadecuado de calorías (principalmente de azúcar y grasa). Tu niño puede aprender que si se niega a comer otros alimentos, obtendrá golosinas, lo cual le impedirá comer alimentos saludables.

  7. 7

    Añade verduras a los platos de tu hijo. La mayoría de los platos contienen una salsa, a la que puedes agregarle una zanahoria hecha puré. Mezcla bien y tu hijo nunca sabrá la diferencia. Esta es una manera útil de agregar más calidad a la dieta del niño, sin tener que obligarlo a comer verduras.

  8. 8

    Busca atención médica si estás preocupada. Los médicos discutirán contigo sobre los hábitos actuales de alimentación del niño y buscarán los problemas subyacentes que podrían estar impidiendo su aumento de peso. Es probable que ordenen un análisis de sangre u orina, o te pueden pedir que anotes todo lo que tu hijo come en una semana para ver si hay un patrón. Los problemas gastrointestinales como el reflujo y la intolerancia a la leche pueden afectar la cantidad de lo que un niño come, como lo pueden hacer otras condiciones como la enfermedad celíaca.

Consejos y advertencias

  • Prueba nuevas frutas, presentadas con formas como flores o caras. Los melones, manzanas y peras son fáciles de cortar y dar forma con cortadores de galletas.
  • Haz helados con sabor a fruta. Corta frutas como el aguacate, plátano y fresas, y ponlos en moldes de paletas. Rellena con jugo al 100% y congela durante un par de horas para obtener una bebida fresca, saludable y fácil de comer.
  • Predica con el ejemplo. Deja que tu hijo te vea comiendo la comida y disfrutando de las verduras. Esto puede alentarlo a comer su propia comida, además de establecer buenos hábitos alimenticios para el futuro.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles