Cómo lograr que la lengüeta del zapato no se deslice hacia atrás

Escrito por neal litherland | Traducido por frances criquet
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo lograr que la lengüeta del zapato no se deslice hacia atrás
Si tu lengüeta se desliza, puede haber varias explicaciones. (Thomas Northcut/Photodisc/Getty Images)

Cualquier par de zapatos que tiene lengüeta, sean botas de trabajo o zapatillas de correr, pueden ser incómodos cuando la misma se desliza a la derecha o izquierda. Aunque puede no notarse al principio, puede ser una enorme molestia con el tiempo. Afortunadamente, el arreglo es muy sencillo, especialmente si el deslizamiento es causado por algo que estás haciendo tú, más que por alguna falla de fábrica del calzado que estás utilizando.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una aguja
  • Un hilo
  • Unos lazos de tela o hilo

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Revisa cómo te van los zapatos. Si son demasiado grandes, o si te iban bien y se han estirado con el tiempo, ésta puede ser la explicación de por qué la lengüeta se desliza. En este caso deberás vivir con esto o conseguir un par de zapatos que te vayan bien para evitar que la lengüeta se mueva de su lugar.

  2. 2

    Ponte los zapatos y coloca la lengüeta adecuadamente en el centro de tu pie. Ata los cordones ajustados y mantén la lengüeta en su sitio. Ahora camina y mírate en el espejo. Si caminas balanceándote, el movimiento puede estar causando que la lengüeta se resbale y se deslice a un lado u otro. Para arreglar este problema, cambia tu forma de caminar y haz un movimiento derecho hacia adelante que no empuje o tire la lengüeta.

  3. 3

    Cose la lengüeta a un lado del zapato. Si tienes una aguja de zapatero, cósela a lo largo de un lado del zapato cuidando de que esté bajo los ojales para que puedas seguir atándote los cordones. Cose el lado opuesto al que se desliza.

  4. 4

    Cose lazos encima de la lengüeta. Si tu zapato no viene con pequeños lazos en la lengüeta para los cordones, cose uno por cada par de ojales y pasa los cordones a través del lazo cuando te los ates. Estos pequeños lazos de hilo pueden agregar estabilidad a tu zapato y mantenerlo en su lugar.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles