¿Cómo luce una placa de rayos X de un fumador?

Escrito por michael hinckley | Traducido por aldana avale
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cómo luce una placa de rayos X de un fumador?
(thorax x-ray of the lungs image by JoLin from Fotolia.com)

Los pulmones le dan al cuerpo el oxígeno que necesita para funcionar. Fumar es la principal causa de enfermedades pulmonares y de la reducción de la capacidad de funcionamiento de estos órganos. Saber cómo el hábito de fumar afecta a los pulmones, especialmente después de ver una placa de rayos X de un fumador, podría ayudarlos a dejar de fumar.

Otras personas están leyendo

Función

Las máquinas de rayos X usan un rayo de energía que tiene una longitud de onda muy corta para penetrar el cuerpo del paciente y tomar una imagen que se estampará en una película especialmente creada para tal fin. Los rayos X pasan fácilmente por los tejidos blandos, pero no por los tejidos densos como los huesos. La imagen en la película es similar a la de un negativo fotográfico de una sombra; las partes oscuras de la película muestran el lugar donde los rayos X no encontraron resistencia (o encontraron una muy pequeña) y, por lo tanto, saturan la película. Por otro lado, las partes blancas muestran dónde los rayos X fueron bloqueados por obstrucciones. De este modo, los médicos pueden diagnosticar enfermedades y problemas de salud, como la acumulación de partículas de suspensión en los pulmones de un fumador.

Identificación

Esta es una placa de rayos X de los pulmones de un paciente sano. Presta atención en las grandes áreas negras separadas por una línea blanca gruesa. Sin embargo, los pulmones de los no fumadores tienen riesgos de padecer cáncer u otras enfermedades respiratorias si están expuestos como fumadores pasivos; el humo que viene del tabaco quemado o exhalado se fuma. Aquellos que son fumadores pasivos deberían comunicarle esto al médico para que pueda vigilarse la salud de sus pulmones.

Efectos

En los pulmones de los fumadores, el espacio negro generalmente está obstruido por grandes cantidades de partículas, cicatrices y células cancerígenas que son más densas que los pulmones relativamente vacíos de un paciente sano. El resultado son grandes masas o "manchas" en las placas de rayos X. Cuantas más obstrucciones tiene el paciente, menos oxígeno llega a su cuerpo. Esto podría traer como resultado falta crónica de aliento, llamada "Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica" (EPOC), también conocida como efisema. Además, según la Asociación Pulmonar Norteamericana, el 73 por ciento de los fumadores sufren enfermedades pulmonares crónicas como EPOC u otras enfermedades como enfermedad coronaria y ataques de corazón. El 80 a 90 por ciento de los pacientes que padecen cáncer de pulmón fueron, o aún son, fumadores. Estas placas de rayos X muestran la presencia de un tumor en el pulmón del paciente (marcado con un círculo rojo).

Significado

Según la Asociación Pulmonar Norteamericana, el fumar hace que los sacos de aire de los pulmones de una persona se rompan. Estas roturas no se pueden ver en una placa de rayos X y se revelan generalmente después de la muerte del fumador (ver imagen). Los pulmones se llenan también con otras sustancias que el cuerpo trata de aislar para evitar su propagación. Estos contaminantes aislados y claramente visibles son las áreas oscurecidas en esta imagen. La forma de estas células encapsuladas son también irregulares y podrían hacer que con el tiempo los pulmones se deformen.

Prevención/Solución

Dejar de fumar es una tarea muy difícil ya que la nicotina es tan adictiva como la cocaína u opiácidos como la heroína. Un fumador puede necesitar varios intentos, así como varios enfoques diferentes para dejar de fumar. Los fumadores que han fumado por varios años, o que tienen un hábito muy fuerte, pueden reducir su hábito usando chicles de nicotina, parches o inyecciones (siempre bajo la supervisión de un médico). Para quienes logran dejar de fumar, el riesgo de cáncer de pulmón u otras enfermedades de pulmones cae drásticamente, aunque sus pulmones nunca volverán a ser completamente "sanos" como lo eran antes de fumar. Las células dañadas acompañarán al paciente por el resto de su vida, pero reducirán su posibilidad de enfermarse de cáncer en un 20 a 40 por ciento.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles