Cómo macerar fresas

Escrito por ehow contributor | Traducido por mike tazenda
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo macerar fresas
(fresas image by emiphoto from Fotolia.com)

Nada representa al verano mejor que un bol grande de hermosas fresas perfumadas. Lamentablemente, las fresas de supermercado en general no saben tan bien como lucen. Macerarlas les da ese intenso y delicioso sabor que tanto se te antoja. Aquí está cómo hacerlas.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • 2 tazas de fresas
  • Refrigerador
  • Colador de alambre
  • 4 cucharadas de Contreau, Grand Marnier u otro licor con sabor a naranja
  • 1 o 2 cucharaditas de ralladura de piel de limón o naranja
  • 1/4 de taza de miel (preferentemente de azahar o flor de trébol)
  • Bol grande
  • Cuchillo pequeño para quitar las hojas y cortar las fresas
  • Tenedor para aplastar la fruta

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Escoge las fresas y elimina las que no sirvan (pasadas o muy aplastadas).

  2. 2

    Enjuaga las fresas en un colador bajo chorro de agua para quitarles la tierra, y luego sécalas con papel de cocina.

  3. 3

    Remueve las hojas de las fresas y córtalas. Está bien trozarlas en trozos irregulares: así lucen mucho mejor que cuando están perfectamente rebanadas.

  4. 4

    Si quieres, aplasta algunas fresas. Mézclalas con las demás en un bol grande.

  5. 5

    Agrega la miel y el licor de naranjas sobre las fresas y mezcla suavemente hasta cubrirlas. Si prefieres no usar licor, reemplázalo con jugo de limón recién exprimido o ralladura de piel de naranja. Esto añadirá un toque cítrico que acentuará el sabor de las fresas.

  6. 6

    Lleva al refrigerador por al menos dos horas. Sirve con un copo de crema batida o úsalas en otros postres como cheesecake o bizcochuelo.

Consejos y advertencias

  • Puedes sustituir la miel por azúcar en esta receta, pero el resultado no será tan delicioso. La miel se integra mejor con las fresas e incluso las hace lucir más rojas.
  • De ser posible, escoge fresas que no tengan partes blancas cerca de los tallos. La parte verde no debe faltar y debe estar unida a la fruta. Las que tengan moho o estén machucadas... ¡déjalas en la tienda!
  • Nunca laves las fresas hasta que estés por usarlas. Si lo haces, se empaparán y perderán su sabor.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles