Cómo manejar los conflictos familiares

Escrito por walter johnson | Traducido por maría j. caballero
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo manejar los conflictos familiares
Solucionar los conflictos es esencial para la salud familiar. (family image by Valentin Mosichev from Fotolia.com)

Los conflictos familiares pueden ocurrir en cualquier momento y por cualquier cosa. La importancia de la familia es tal que vale la pena luchar, y la planificación del futuro para manejar los conflictos inevitables puede ser una buena idea. La resolución de los conflictos de la familia puede parecer simple en teoría, pero puede ser un gran desafío en la práctica.

Nivel de dificultad:
Difícil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Aclara los problemas. No se puede encontrar ninguna resolución dentro de los conflictos familiares a menos que los problemas, tanto los evidentes como subyacentes, se pongan de manifiesto. Por ejemplo, una pelea podría entrar en erupción por el egoísmo de la pareja, pero la verdadera cuestión de fondo podría ser el estrés causado por problemas de dinero. Trabajar juntos para encontrar la raíz del problema es esencial.

  2. 2

    Asegúrate de que se pueda encontrar un foro donde todos los miembros de la familia puedan hablar sin temor a represalias o interrupción. Una vez identificados los principales problemas, el siguiente paso es plantear las quejas. La propia verbalización de los problemas puede recorrer un largo camino para ayudar a llevar el conflicto a la resolución. Los familiares deben poder hablar sin interrupción o temor a ser menospreciados. Debe ser un foro justo y abierto para todos los miembros de la familia afectados. Puede ser una buena idea encontrar un terreno neutral, como un espacio común en el hogar. En caso de un conflicto grave, ir a una oficina de terapeuta familiar puede ser útil ya que la oficina se encuentra fuera del entorno de la casa de la familia. Contratar un terapeuta como un mediador para ayudar a aclarar cuestiones y escuchar las quejas podría inyectar un ingrediente bienvenido de neutralidad.

  3. 3

    Habla con frases en primera persona como "Siento que..." o "Estoy enojado por...". Esto se debe hacer en lugar de usar frases con la segunda persona "tu" que son inherentemente acusatorias. Hacer declaraciones en primera persona es importante porque se centra la atención en qué le hacen los comportamientos a los demás, en lugar de simplemente ventilar la ira. Cuando uno dice "me siento enojado cuando haces eso", esto obliga a la otra persona a ver las consecuencias de su comportamiento.

  4. 4

    Concéntrate en tu propio comportamiento, incluso cuando es doloroso o incómodo hacerlo. La conciliación no puede verse afectada si los miembros de la familia se niegan a ver sus propias acciones desde una perspectiva diferente a la suya. Tiene que haber un sentido de empatía si estas luchas están por resolverse. Incluso si uno está convencido de que sus actos son justos, la forma en que estas acciones afectan a los demás; a pesar de nuestras intenciones; es otro asunto. No se trata tanto de las intenciones, sino de cómo estas acciones afectan a los demás.

  5. 5

    Planea la reconciliación. Una vez que hayas completado todos los pasos principales, se debe elaborar un plan a largo plazo para conciliar con los opositores. Esto puede incluir asesoramiento regular, dejar el alcohol o el juego, más tiempo a solas o incluso el ejercicio regular para aliviar el estrés y la ansiedad. Aquí es donde un buen consejero puede ser útil. El plan debe ser factible y debe basarse en la reconciliación a largo plazo del conflicto.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles