Cómo manejar a los malos jefes en el lugar de trabajo

Escrito por grace ferguson | Traducido por barbara obregon
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo manejar a los malos jefes en el lugar de trabajo
Un buen jefe cuenta con muchas habilidades para resolver conflictos. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

Un mal jefe puede mostrar una serie de rasgos negativos, entre gritos, falta de fiabilidad, vaguedad, propenso a la intimidación, actitud defensiva y evitar el conflicto en lugar de resolverlo. Por el contrario, un buen jefe retiene a los buenos empleados mediante la aplicación de los rasgos positivos, como devolver llamadas y correos electrónicos, mostrar tolerancia, escuchar correctamente y generar confianza a través de la discreción. Tener un mal jefe puede agitar las emociones negativas dentro de ti y agotar tu motivación. Puedes contrarrestar el problema mediante la adopción de ciertas acciones.

Nivel de dificultad:
Difícil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

    Distingue un buen jefe de uno que no lo es

  1. 1

    Comprende que tu jefe puede no estar consciente de su mal comportamiento. Por ejemplo, si está demasiado relajado y no proporciona la dirección y la información que necesitas para crecer como empleado, no puede estar consciente de que está siendo demasiado permisivo. Además, es posible que no recibiera la formación adecuada para su puesto o fue ascendido demasiado rápido y por lo tanto carece de las habilidades de liderazgo necesarias.

  2. 2

    Evita reflejar el mal comportamiento de tu jefe, no importa lo tentador que sea. Por ejemplo, si tu jefe te grita, mantén la calma y no le grites.

  3. 3

    Solicita una reunión privada con tu jefe por correo electrónico o por teléfono. Anota la fecha y hora donde realizaste la solicitud y guarda la comunicación escrita.

  4. 4

    Escoge cuidadosamente tus palabras al expresar tus sentimientos al jefe. Por ejemplo, en lugar de acusarlo de tener un "problema de actitud", usa palabras que sean menos confrontacionales y subjetivos, como "comportamiento" o "conducta", al referirte a sus acciones.

  5. 5

    Evita las generalizaciones explicando las situaciones específicas que te llevaron a sentirte así. Por ejemplo, si le has expresado un problema a tu jefe antes, pero no te hizo caso y persiste, explica cómo la situación se refiere a la anterior. Tu objetivo al hablar con tu jefe es hacerle ver cómo su comportamiento está afectándote negativamente para que pueda cambiarlo. Documenta lo que sucedió durante la reunión y el resultado.

  6. 6

    Habla con el superior de tu jefe o el departamento de recursos humanos de la empresa acerca de la conducta de tu jefe si él se niega a cambiar. Presenta pruebas de los pasos a seguir para resolver el asunto. Si los empleados se ven afectados por el comportamiento negativo de tu jefe o si recursos humanos o el superior de tu jefe dudan de tu queja, reúne a los respectivos empleados para que el alcance de la cuestión se pueda observar.

  7. 7

    Solicita el traslado a otro departamento o busca empleo en otra parte si el mal comportamiento de tu jefe continúa y no se ves que cambie.

Consejos y advertencias

  • El departamento de recursos humanos o los superiores de tu jefe no pueden revelar la forma en que abordaste el problema, ya que el asunto puede ser confidencial. Por ejemplo, recursos humanos puede requerir que tu jefe se someta a una formación de liderazgo por un período de tiempo determinado. Por lo tanto, permite que una cantidad razonable de tiempo pase antes de decidir si la conducta de tu jefe ha cambiado.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles