Cómo manejar el terror nocturno en niños pequeños

Escrito por ehow contributor | Traducido por vanina frickel
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo manejar el terror nocturno en niños pequeños

Cómo manejar los terrores nocturnos en niños pequeños. Estás dormido cuando se oye un grito en la habitación de al lado que hiela la sangre. Tu hijo está sentado en la cama llorando, gritando y agitando los brazos. Para los padres, este es un espectáculo aterrador. Descansa tranquila ya que tu hijo está bien y no recordará nada acerca de su terror nocturno. Intentar despertarlo o calmarlo, sólo hará que el episodio empeore, así que prepárate para mantenerlo a salvo y ayudar a sobrellevarlo.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Debes entender que los terrores nocturnos no son lo mismo que las pesadillas. Los niños que se despiertan en medio de la noche llorando, pero se consuelan, tienen pesadillas. Los terrores nocturnos son períodos de llanto histérico, gritos y falta de respuesta. El niño con el tiempo se calma y no recuerda el episodio en absoluto.

  2. 2

    Asegúrate de que tu hijo está a salvo. Asegúrate de que no pueda lastimarse o lastimar a otra persona. Mantén los juguetes lejos de la cama y asegúrate de que las puertas y ventanas estén cerradas, en caso de que comience a deambular.

  3. 3

    Prepárate para manejar una noche de terror sabiendo que no hay nada que puedas hacer para detenerla o para ayudar a calmar a tu hijo. Un niño que tiene un terror nocturno se encuentra en un patrón de sueño muy profundo, a diferencia de un niño que tiene una pesadilla durante el sueño con movimientos oculares rápidos (REM).

  4. 4

    Mira o escucha a tu hijo para asegurarte de que esté seguro, pero no trates de hablar con él o tranquilizarlo. Hablarle o restringirlo muchas veces hace que el niño se agite más. Debes saber que la mayoría de los terrores nocturnos sólo duran unos minutos, aunque en algunos niños continúan por más tiempo.

  5. 5

    Despierta a tu hijo 15 minutos antes de la hora en que normalmente comienza el terror nocturno. Por lo general, los niños tienen terrores nocturnos durante la primera mitad de la noche. Lleva un registro de cuándo tu hijo comienza a agitarse, y despiértalo unos minutos antes de que el terror nocturno comience. Haz esto durante varias noches para ver si ayuda.

  6. 6

    Trata de darle al niño un baño en la mañana en lugar de antes de acostarse. A veces, un baño puede ser un estímulo no deseado para un niño con terrores nocturnos. Mantén a tu hijo tan tranquilo y relajado como sea posible antes de acostarse.

Consejos y advertencias

  • Evita llevar a la cama a un niño demasiado cansado. Los terrores nocturnos son a veces causados ​​porque el niño está agotado. Trata de conseguir que el niño duerma una siesta durante el día, y asegúrate de que consiga dormirse lo suficientemente temprano en la noche.
  • Trata de calmar a tu niño con una loción o acariciar su pelo mientras se va durmiendo.
  • Reduce tantos estímulos como sea posible.
  • Si tu hijo tiene más de un episodio por noche durante varias noches o experimenta terrores nocturnos de manera regular durante un mes, debes hablarlo con su pediatra.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles