Cómo manejar el virus Epstein Barr

Escrito por michelle leach | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

El virus Epstein-Barr (EBV, por sus siglas en inglés) es una infección común entre los humanos que afecta a miles de personas cada año. Sin embargo, los niveles del virus varían enormemente según cada individuo. Si tus niveles no están demasiado elevados, quizá ni siquiera sepas que estás infectado. Si están elevados, producen fatiga crónica y otras enfermedades. Si bien no puedes tratar la infección causada por este virus, puedes controlarla con algunos cambios en tu estilo de vida.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Multivitamínicos
  • Alimentos bajos en grasas
  • Alimentos ricos en proteínas y fibras
  • Alimentos que contengan zinc
  • Un programa regular de ejercicios

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Comienza a tomar un buen multivitamínico. Los síntomas del EBV pueden expresarse cuando no se cubren las necesidades nutricionales. Si te salteas comidas, mayor razón tienes para agregar vitaminas a tu dieta.

  2. 2

    Actualiza tu dieta eliminando todos los alimentos ricos en grasa y poco nutritivos. Aumenta tu consumo de nueces ricas en proteínas, frijoles, soja, así como cereales y panificados ricos en fibras, frutas y vegetales frescos.

  3. 3

    Agrega zinc a tu dieta. Este es un mineral necesario para favorecer un sistema inmune saludable y estimular la curación. Los síntomas de la deficiencia de zinc incluyen: fatiga, pérdida de cabello y desórdenes digestivos. El zinc puede encontrarse en forma natural en muchos de los productos mencionados anteriormente, incluyendo los frijoles, las nueces, los granos enteros, los cereales fortificados para el desayuno y los lácteos.

  4. 4

    Deja el café. La cafeína puede exacerbar los brotes de EBV, y provoca que te sientas mental y físicamente cansado y atípicamente propenso a gripes y resfríos. Consume bebidas con menos cafeína, como el té Chai.

  5. 5

    Intenta dormir de 6 a 8 horas de manera ininterrumpida cada noche. La falta de sueño y la consiguiente fatiga debilitarán las defensas naturales de tu organismo. Si el insomnio persiste por más de 2 semanas, deberías consultar a un médico, quién podrá diagnosticar la presencia de un desorden o una enfermedad subyacente más seria.

  6. 6

    Mantente activo. Debido a que los síntomas del EBV imitan a los del Síndrome de Fatiga Crónica (CFS, por sus siglas en inglés), puede ser difícil salir de la cama. Es importante mantenerse en movimiento. Desarrolla un régimen diario de ejercicios, en el cual eleve tu ritmo cardíaco en forma continua por al menos 30 minutos. El aumento de tu gasto cardíaco te da un estímulo mental y emocional y te ayuda a controlar el estrés, el cual también puede disparar los síntomas del EBV.

  7. 7

    Maneja el estrés. Este último es uno de los principales factores desencadenantes de los brotes de EBV. Haz lo que te haga feliz y te permita relajarte. Practica tu deporte favorito o simplemente escápate de todo por una tarde o un fin de semana.

Consejos y advertencias

  • Todavía no se sabe mucho sobre el EBV. Debido a que sus síntomas son tan comúnmente asociados con otras afecciones y enfermedades, incluyendo el Síndrome de Fatiga Crónica, consulta a tu médico y permite que haga el diagnóstico. Él puede determinar si la fatiga, la debilidad y las enfermedades frecuentes son el resultado de otra condición más seria.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles