Salud

¿De qué manera ir del nivel del mar a alturas elevadas afecta nuestra capacidad para respirar?

Escrito por michael e carpenter | Traducido por alejandra medina
¿De qué manera ir del nivel del mar a alturas elevadas afecta nuestra capacidad para respirar?

Los montañistas pueden experimentar el mal de montaña a medida que descienden la montaña.

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

El oxígeno es un elemento vital para la supervivencia, y los humanos deben constantemente llevar más oxígeno desde la atmósfera mediante la respiración. El aire que respiramos es aproximadamente 21 por ciento de oxígeno; esto es verdad ya sea que estemos al nivel del mar o en alturas mayores. La principal diferencia es que la cantidad de todas las moléculas, incluidas las moléculas de oxígeno, presentes en altas elevaciones es mucho menos que a nivel del mar. Menos oxígeno hace más difícil respirar, lo que puede causar el mal de montaña e incluso la muerte.

Presión atmosférica

La presión atmosférica, que es una medida del peso del aire presionando sobre un objeto, cambia a medida que cambian los niveles de elevación. Por ejemplo, al nivel del mar, la presión atmosférica es igual a 10 metros de agua ejerciendo presión sobre ti. A medida que una persona avanza hacia alturas más elevadas, la cantidad de atmósfera disponible para presionar sobre un individuo disminuye. Con esta disminución en la presión, significa que hay menos aire disponible para que una persona respire.

Saturación de oxígeno

Una medida importante sobre cuánto oxígeno está recibiendo una persona para los órganos vitales, incluidos el corazón y el cerebro, es la saturación de oxígeno de la sangre, o nivel de SaO2. A nivel de mar, con una persona respirando normal, el SaO2 debe estar alrededor de 98 por ciento. A los 2.000 pies (610 m) de elevación, esta misma persona podría ver que sus niveles de SaO2 caen ligeramente a 97 por ciento. A 8.000 pies (2,5 km), el nivel de SaO2 de la persona podría llegar a 91 por ciento. Cada disminución, aunque pequeña, tiene un impacto importante en las funciones de los órganos.

Mal de montaña

El mal de montaña ocurre en algunas personas cuando van rápidamente de áreas de baja elevación a un área de elevación alta. Este mal se debe al cambio en la presión atmosférica. Los síntomas comunes incluyen dolores de cabeza, falta de apetito, vómito, debilidad, fatiga, mareo y la incapacidad para dormir. El mal de montaña puede causar la muerte en casos raros. Las curas para este mal incluyen regresar a alturas menores, aclimatarse a las alturas más altas de manera gradual y usar oxígeno de apoyo para respirar.

Atletas

El cuerpo crea más glóbulos rojos debido a la falta de oxígeno presente en alturas más altas. Más glóbulos rojos pueden capturar oxígeno del presente de manera más efectiva. Los atletas, especialmente los atletas de distancia, como corredores y nadadores, utilizan este proceso para su ventaja. El atleta entrenará a alturas elevadas para producir más glóbulos rojos y competir en alturas menores. Estos glóbulos adicionales transportan oxígeno de la atmósfera hacia los músculos y el corazón para aumentar el rendimiento.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media