Pasatiempos

Cómo hacer mantas en un telar serie Long Loom

Escrito por lorena cassady | Traducido por verónica sánchez fang
Cómo hacer mantas en un telar serie Long Loom

Las mantas también se pueden hacer en un telar.

Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images

Tejer mantas en telares largos es una tarea sencilla agradable que resulta en un artículo cómodo para las noches de otoño e invierno en frente del fuego. Pueden ser de punto de una sola pieza en un telar grande o en paneles o cuadrados en los telares más cortos, y pueden ser de tejido doble o sencillo en función del espesor deseado.

Otras personas están leyendo

Tamaños de mantas

Las mantas vienen en varios tamaños, por lo que tendrás que elegir uno antes de empezar a tejer en el telar largo. Las mantas de regazo, son buenas para mantener las piernas calientes en una noche fría mientras se lees un libro en tu sillón reclinable, típicamente de 36 por 48 pulgadas (90 por 120 cm). Una manta de sofá o una manta para un niño es de 48 por 60 pulgadas (120 por 150 cm), y lo suficientemente larga para cubrir una cama doble es de 48 por 78 pulgadas (78 por 195 cm). También hay pequeñas y grandes mantas hechas para abrigar todo, desde un bebé o una mascota, hasta para dos adultos en una cama king-size.

Acerca de "telares grandes" y "tableros de tejido"

Algunos tejedores han llegado a asociar el término "telar largo" con ciertas marcas populares, pero los telares largos y tableros de tejido son términos utilizados indistintamente por los tejedores para referirse a la misma herramienta. Se construyen de plástico o de madera, y en algunos modelos se puede ajustar el calibre, la distancia entre las clavijas, resultando en un tejido de calibre más fino. Para los modelos que no se pueden ajustar, los tejedores suelen utilizar dos hebras de hilos hilados o con textura para llenar los espacios entre los puntos.

Mantas de tejido doble vs. tejido sencillo

Puedes crear una manta extra-gruesa con un doble tejido de punto, envolviendo el tejido en las clavijas de ambas filas al mismo tiempo. O bien, puedes crear un punto sencillo, tejiendo la tela estándar en un solo lado del telar. Mezclando y combinando hilos puedes variar el grosor, el color y la textura del producto acabado.

Tejer una muestra

El calibre de un trozo de tejido de punto se mide por el número de puntadas necesarias para una pulgada de la tela. Hay muchos factores que afectan a la medida, incluyendo el grosor de hilo, lo flojo o ajustado que se tiende a tejer y la distancia entre las clavijas. Teje una muestra de calibre de veinte espigas y filas a través hasta que la tela sea aproximadamente cuadrada. Toma la tela del telar y déjala sobre la mesa. Para obtener el calibre de la anchura, mide una sección de 4 pulgadas (10 cm) de ancho y cuenta el número total de puntos. Divide este número por cuatro para saber cuántos clavijas necesitas tejer a través de cada pulgada de ancho. Repite el mismo proceso a o largo de la muestra para encontrar el número de filas que necesitas tejer por cada pulgada. No te saltees este paso o tu manta será mayor o menor de lo previsto.

Tejer un paneles o cuadros

Los telares largos o tablas de tejido vienen en muchos tamaños. Con un tablero de 28 pulgadas (70 cm) puedes crear una manta en una sola pieza de 84 puntos y tejiendo alrededor de 200 filas o hasta obtener la longitud que desees. Puedes tejer dos o más paneles en telares más cortos o una serie de cuadros del mismo tamaño en diferentes colores y diseños. Une los paneles o cuadrados con costuras de hilo o de ganchillo para construir la manta. Recuerda tejer una muestra de calibre antes de empezar. (Ver Referencias 5.)

Patrones de puntadas

Muchos patrones de costura han sido adaptados de técnicas de tejido con aguja al telar, incluyendo las rocetas de maíz, ojete, encaje, concha, diagonal y puntadas musgo. Si haces una manta de bloques, puedes hacer cada bloque con un hilo de diferente color y teje una puntada diferente para un efecto de matices de mosaico. Puedes hacer un perfil más profesional en torno a tu manta y evitar que los bordes se curven tejiendo un ribete de puntada elástica alrededor de los cuatro lados de la manta. Aprender a variar la textura de tu telar con una variedad de puntos es una habilidad que vale la pena.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media