Mantén tu dieta liviana cuando vas a tomar un vuelo

Escrito por mekeisha madden toby | Traducido por lucia rolon
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Comer sano en el aeropuerto

Mantén tu dieta liviana cuando vas a tomar un vuelo
Es fácil para las hamburguesas y las patatas fritas consumir tus hábitos de alimentación cuando estás constantemente entrando y saliendo de las terminales. (Creatas/Creatas/Getty Images)

Aprende cómo hacer una mejor elección a diferencia de convencerte mentalmente y decir "bueno, sólo viajo hoy" como permiso para consumir comida chatarra.

— Ashley Koff, nutricionista matriculado

El periodista deportivo Paul Coro viaja cerca de 100 días por año para cubrir a los Phoenix Suns para la revista "The Arizona Republic". Al pasar tanto tiempo en los aeropuertos, se ha vuelto cada vez más difícil para Coro comer correctamente, pero al menos lo intenta. "Siempre estoy apurado", sostiene Coro, un marido y padre que comenzó a prestar más atención a lo que come una vez que llegó a los 40. "Realmente, no tengo tiempo de sentarme en un restaurante donde generalmente hay opciones más saludables. La mayoría de las veces, voy de una puerta a la otra, pero siempre busco un Jamba Juice o algún lugar parecido. He descubierto que si todo los demás falla, al menos siempre puedo comprar un smoothie". Es muy probable que tu itinerario de viaje no sea tan ajetreado como el de Coro, pero incluso si vuelas una vez al año, es importante que encuentres opciones saludables en el aeropuerto, aunque puede resultar difícil.

Comer saludablemente puede ser tan simple como llevar tu propio almuerzo

En términos de ahorrar dinero y comer bien, lo mejor siempre es llevar comida de casa, algo que preparaste tú mismo o un tentempié saludable comprado en alguna tienda. Con un poco de previsión y preparación, puedes mejorar lo que consumes en el aeropuerto.

"Planear de antemano es siempre la opción más saludable porque te permite controlar qué ingredientes incluyes en tus comidas y tentempiés" advirtió Alyse Levine, una nutricionista matriculada y autora intelectual de Nutritionbite.

Los alimentos caseros siempre saben mejor y los saludables traídos de casa también superan los que las aerolíneas venden y ofrecen en los vuelos, tales como latas de papas fritas grasosas y muy caras, o sándwiches en caja hechos de carnes y quesos procesados.

"Rápido no tiene porque equivaler a chatarra", sostiene Ashley Koff, una nutricionista matriculada, autora y consejera. Koff es también la nutricionista residente en el reality show sobre pérdida de peso y casamiento "Shedding for the Wedding", emitido por CW.

"Aprende cómo hacer una mejor elección a diferencia de convencerte mentalmente y decir 'bueno, sólo viajo hoy' como permiso para consumir comida chatarra. Lleva comidas rápidas de casa como un surtido casero, una manzana con mantequilla de maní, vegetales y hojas de col", advierte Koff.

Para el avión, piensa en algo transportable. Una bolsa de plástico sellada con opciones saludables dentro te mantendrá masticando desde que despegas hasta que aterrizas.

"Pan árabe integral, queso cheddar descremado cortado en cubos, naranjas pequeñas o pimientos crudos -rojos, naranjas y amarillos- cortados en rodajas, y peras trozadas son todas elecciones inteligentes", dijo Todd DeMann, director ejecutivo de Freshology, un servicio de preparación y entrega a domicilio de alimentos gourmet que tiene clientes tan importante como Jennifer Lopez.

"Paquetes de avena seca con pasas de uva son también una excelente opción. Durante el vuelo, puedes pedir agua caliente para hacer la mezcla", agregó DeMann.

Quizás tenías las intención de preparar una bolsa de tentempiés saludables para tu espera en el aeropuerto, pero estabas tan cansado que olvidaste la bolsa en la mesada de la cocina. No te preocupes, los aeropuertos también tienen opciones saludables, pero son un poco más caras que los alimentos que traes de casa.

"Estos días, muchas tiendas en los aeropuertos ofrecen selecciones saludables para llevar, entre las que se incluyen frutas frescas como bananas y manzanas, nueces sin sal y barras de cereales", dice Levine. "Entonces, si tienes poco tiempo, quizás puedes recurrir a una de estas opciones".

Los pasajeros frecuentes están más preparados para siempre tener algunas delicias a mano.

"Siempre llevo barras de cereales y barras Nutri-Grain en mi maletín de trabajo", dice Coro. "Las tiendas de revistas venden almendras, pero en general cuestan US$ 10 la bolsa, por eso prefiero comer una barra de cereales".

Sacar el mejor provecho de una situación de comida rápida

Cuando tu estómago empieza a hacer ruido, recuerda que la flexibilidad es la clave.

Los restaurantes de comida rápida no quieren perder tus dólares conscientes de la salud y están empezando a ofrecer opciones de menú más saludables.

Levine recomienda el sándwich de pan ácimo con clara de huevo y vegetales de Dunkin' Donuts, que tiene cerca de 280 calorías y cuatro gramos de grasa saturada.

El rey de las hamburguesas también está empezando a tomar medidas.

"La ensalada verde Tendergrill de Burger King tiene pechuga de pollo grillada y aderezo italiano Ken’s Light y es una opción razonable de 350 calorías", sostiene, pero agrega una advertencia.

"Cuidado con los 18 gramos de grasa, de los cuales 4.5 son saturados, y los 1360 miligramos de sodio".

¿No eres herbívoro? Comprar un combo de hamburguesa tampoco es la peor opción de todas. Además, siempre hay maneras de hacer concesiones.

"Elige tomar agua en vez de una gaseosa o un batido, incluso si eliges comer una hamburguesa con papas fritas", sostiene Koff. "Puedes elegir una hamburguesa más pequeña y dejar de lado las salsas y aderezos que tienen alto contenido de azúcar e ingredientes artificiales, y usa mostaza en cambio".

Separa el hambre de otras emociones y necesidades

Actualmente, viajar en avión es muy estresante. Entre los costos del equipaje y los delicados y quisquillosos funcionarios de la seguridad aeroportuaria, viajar en avión está lleno de provocaciones que te harán correr al McDonald's más cercano que encuentres.

Pero, antes de agarrar esos McNuggets, respira profundo.

"No confundas el hambre -la necesidad fisiológica de comida- con el apetito, que está estimulado por lo que vemos y olemos", dijo Koff. "El aburrimiento y el sentirse privado de comer comida chatarra también aumenta tu apetito".

Algunas veces, la sed puede confundirse con hambre. "Debes estar bien hidratado siempre que vayas a volar", dice Levine.

Compra una botella de agua luego de que pasas los controles de seguridad o compra una botella para agua con filtro incluido.

"Esto te permite rellenar tu botella en las fuentes de agua de los aeropuertos y así evitar el gasto extra y el impacto ambiental de comprar agua en botella de plástico", dice Levine.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles