Cómo mantener las alcachofas frescas

Escrito por grace riley | Traducido por gabriela nungaray
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo mantener las alcachofas frescas
Las alcachofas frescas son de color verde brillante y compacto. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

La alcachofa es un vegetal complicado, que a menudo requiere cuidado y preparación que las diferencian de otros productos. La parte de bulbo verde de la alcachofa que la gente consume es la flor de la planta. Los pétalos gruesos no comestibles ocultan la tierna carne del bulbo. La frescura de la alcachofa es fundamental para poder recortar las partes no comestibles para que el vegetal se convierta en comestible. Selecciona la alcachofa más fresca disponible y luego almacénala y recórtala adecuadamente para garantizar que tu receta recibirá el beneficio de una fresca.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Bolsa de plástico
  • Ataduras para bolsa
  • Cuchillo de cocinero

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Inspecciona la selección alcachofa de un mercado para encontrar los bulbos que sean compactos y no tengan ningún espacio entre los pétalos. Selecciona una que sea de color verde y libre de bordes marrones o manchas. Evita alcachofas que estén húmedas por nebulización de rutina en la canasta de los productos debido a que la humedad compromete su frescura cuando se almacenan.

  2. 2

    Recoge una alcachofa que pase la inspección visual. Aprieta el bulbo y escucha un chirrido. Las alcachofas de mejor calidad hacen un sonido chirriante al apretar los pétalos.

  3. 3

    Inspecciona el tamaño tallo para garantizar que es proporcional al tamaño del bulbo. Los tallos delgados son un signo de deshidratación. La alcachofa también debe sentirse pesada para su tamaño. Aprieta el tallo para probar su firmeza. Debe ser firme como una rama de árbol.

  4. 4

    Coloca la alcachofa en una bolsa de plástico y ciérrala con un nudo o lazo. No la enjuagues antes de guardarla. Colócala en la parte más fría del refrigerador o de la parte de atrás del cajón de las verduras. Guárdala en el ambiente más frío disponible sin congelarla.

  5. 5

    Prepara la alcachofa tan pronto como sea posible. A pesar de que se conserva bien hasta por una semana después de la compra, la calidad comienza a disminuir desde el momento en que las cosechadoras cortan el tallo. El sabor del vegetal disminuye mucho antes de su exterior muestre signos de envejecimiento. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades advierten que no debes comprar alcachofas a granel, a menos que vayas a cocinar todas a la vez, para que prepares la verdura cerca de su fecha de compra.

  6. 6

    Enjuaga la alcachofa en agua fresca corriente para comenzar a prepararla. Jala los pétalos más bajos del bulbo. Corta el tallo y la parte superior de un cuarto de la alcachofa con un cuchillo de chef. Continúa su preparación según las instrucciones de la receta.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles