Cómo mantener una estufa de leña encendida todo el día

Escrito por meg butler | Traducido por daniel cardona
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo mantener una estufa de leña encendida todo el día
El apilamiento adecuado mantendrá la estufa de leña funcionando todo el día. (Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images)

Las estufas a leña son bastante fáciles de usar. Sólo tienes que colocar la madera en el fuego y encenderla, y tendrás fuego. Pero podrías tener mucho más. La calidad del fuego en la estufa de leña tiene una relación directa con el tipo de madera que se utiliza y cómo se acumula. Aprender a mantener el fuego de la estufa todo el día implica realmente aprender a construir fuego de calidad con el tiempo máximo de duración y las mínimas emisiones.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un hacha
  • Un periódico
  • Astillas
  • Carbones
  • Troncos

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Elige la mejor madera para un fuego lento. La madera dura se quema durante más tiempo. Sea cual sea el tipo de madera que se utilice, debe estar bien seca. La madera mojada no se quema de manera eficiente y produce cantidades excesivas de humo. La madera debe ser almacenada por lo menos un año antes de que sea adecuada para quemarse.

  2. 2

    Corta la madera hasta el tamaño necesario. Cada tronco debe ser al menos 3 pulgadas (7,5 cm) más corto que la cámara de combustión de la estufa de leña. Según la Organización de Calor de Madera, una longitud máxima de 14 a 16 pulgadas (35 a 40 cm) es ideal. Mantén el diámetro de cada tronco más pequeño de 8 pulgadas (20 cm). Las piezas de alrededor de 3 pulgadas (7,5 cm) de diámetro o menos queman de manera más eficiente.

  3. 3

    Barre las cenizas de la estufa.

  4. 4

    Enciende una capa de leña o carbón; lo que prefieras. Raspa el carbón encendido hacia la entrada de aire hacia la estufa de leña, de modo que la mayoría de los leños en el fuego queden detrás del carbón.

  5. 5

    Apila una capa de troncos planos en la caja de fuego en una posición de este a oeste de modo que queden paralelos a la parte frontal de la estufa. Cuando te enfrentes a la boca de la estufa, fíjate en la longitud del tronco en vez de en su extremo. En esta orientación, la toma de aire en la estufa está situada a lo largo de la mayor área de superficie de la longitud del tronco en lugar de su extremo más estrecho. Esta mayor área de superficie prolonga la vida del tronco y hace que arda por más tiempo. Una vez que la primera capa de troncos se esté quemando bien, añade capas subsiguientes (en la misma dirección), hasta que la caja de fuego se llene hasta la altura recomendada por el fabricante.

  6. 6

    Mantén el control de aire abierto durante los primeros 15 a 30 minutos. Una vez que la cámara de combustión esté llena de fuego y los troncos estén de color negro en los bordes y rojo brillante, reduce la entrada de aire poco a poco hasta que el fuego queme al nivel deseado. Para una mejor y más larga quema, quema el fuego en la parte alta. Consulta el manual de la estufa de leña del propietario para obtener instrucciones sobre cómo reducir la entrada de aire si no estás familiarizado con su funcionamiento.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles