Comida

Cómo mantener la fruta cortada fresca

Escrito por contributing writer | Traducido por marcela carniglia
Cómo mantener la fruta cortada fresca

La fruta fresca puede protegerse de la oxidación.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Existen pocos alimentos más refrescantes, saludables y tonificantes que la fruta fresca cortada. La clave una vez que la fruta ha sido cortada es mantenerla fresca y atractiva visualmente. Una vez cortada en rodajas, la fruta fresca está expuesta al oxígeno, y comienza a oxidarse. Este proceso puede convertir a los plátanos frescos cortados en rodajas en asquerosas manchas marrones. Evitar la oxidación rápida de la fruta y la necesidad de eliminar las manchas marrones lleva solamente un minuto con la ayuda de jugo de naranja fresco. El ácido cítrico del jugo de naranja natural actúa como conservante de las frutas frescas. Previene la oxidación y ayuda a mantener visualmente atractivo el alimento.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Tabla para cortar
  • Un cuchillo
  • Una cuchara
  • Un recipiente grande
  • Jugo de naranja fresco

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Lava toda la fruta debajo del chorro de agua fría para retirar la suciedad y los residuos que pudiera tener. La fruta limpia permanecerá más tiempo fresca.

  2. 2

    Seca la fruta con una toalla de mano, un paño o una toalla de papel limpios. No necesita estar completamente seca, sino retirar el exceso de agua para evitar que la fruta se adultere con el agua, lo cual puede alterar su sabor especialmente si utilizaste agua del grifo para lavarla.

  3. 3

    Prepara la fruta pelándola, rebanándola y retirando las semillas si es necesario. Las diferentes frutas requieren distintos métodos y niveles de preparación. Por ejemplo, a las fresas les tienes que retirar el tallo verde y rebanarlas, mientras que los plátanos deben ser pelados y rebanados. Los melones como el cantalupo y el rocío de miel necesitan ser pelados y retirarles las semillas para ser rebanados o cortados en cubos.

  4. 4

    Coloca la ruta fresca preparada en un recipiente grande. Mezcla las frutas varias veces usando una cuchara.

  5. 5

    Vierte suficiente jugo de naranja fresco en la mezcla de fruta para cubrirlas uniformemente, pero no tanto como para que las frutas queden sumergidas en él. Sólo una pequeña cantidad de jugo es necesaria para sellar la frescura; tal vez un cuarto de taza bastará para una ensalada de frutas grande.

  6. 6

    Mezcla la fruta suavemente con una cuchara así todas quedan cubiertas por el jugo de naranja fresco.

Consejos y advertencias

  • Prepara primero la fruta que se mantiene mejor después de ser cortada en rodajas y expuesta al aire. Por ejemplo, las manzanas y los plátanos se oxidan con bastante rapidez una vez que son cortadas y expuestas al oxígeno, por lo tanto, deberían ser preparadas, cortadas en rodajas, y añadidas a la mezcla al final. Los melones, bayas y piñas resisten muy bien una vez cortadas en rodajas y deberían ser preparadas, cortadas en rodajas y añadidas a la mezcla al principio.
  • Evita mezclar la fruta fresca excesivamente para evitar las magulladuras y dañar la fruta. Demasiada mezcla puede resultar en un recipiente lleno de fruta estropeada que no es atractiva a la vista y con una textura viscosa y blanda que no la hace apetecible.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media