Cómo mantener los invernaderos a temperaturas constantes

8
Ha sido de ayuda

Un invernadero puede mantener las plantas calientes en la estación invernal, incluso cuando haya nieve en el suelo. Un invernadero también puede mantener las plantas frescas en el verano, incluso cuando las temperaturas alcanzan dígitos triples. Pero mantener una temperatura constante en el invernadero lleva algo de planificación y trabajo.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Otras personas están leyendo

Paso 1

Comprueba el vidrio de tu invernadero. Este permite que la luz entre para calentar el invernadero y el vidriado en el lado del vidrio ayuda a evitar que el calor se escape. Asegúrate de que no haya agujeros en el vidriado para que el calor no se escape de noche.

Paso 2

Utiliza calor solar pasivo. Toma jarritas para la leche u otros contenedores grandes y llénalos de agua. Colócalos por todo el invernadero. Estas jarritas de agua atraparán el calor durante el día, luego liberarán lentamente el calor durante la noche cuando las temperaturas sean frescas, ayudando a mantenerlas constantes. También puedes utilizar otros materiales como rocas, cemento o ladrillo para recoger la energía solar. No importa el material que elijas, pero recuerda colocarlo en el camino directo del sol, a lo largo de la pared norte de tu invernadero.

Paso 3

Aísla el invernadero. Sella las puertas y respiraderos con cinta aislante. Utiliza espumas de poliuretano, de poliestireno u otros medios de atrapar tanto calor como sea posible en el invernadero. Incluso las paredes, pavimento y el techo se pueden aislar, tanto con espuma como con otro aislante.

Paso 4

Instala cortinas en el invernadero. Utiliza prensadores magnéticos o presillas de velcro para sostener en alto las mantas termales hechas de película de polietileno, fibra de vidrio con espuma por atrás o burbuja de polietileno con papel por el derecho. Baja las cortinas por la noche para atrapar el calor y ábrelas por la mañana para permitir que entre el calor solar.

Paso 5

Instala un sistema de ventilación. Haz agujeros en el techo y en las paredes laterales e instala varios conductos de ventilación para permitir que el aire fluya libremente cuando el invernadero esté demasiado caliente. Los conductos de ventilación de las paredes laterales permiten que el aire frío fluya por los lados del invernadero, mientras que el conducto del techo permitirá que el aire caliente se escape. Coloca ventiladores con enchufe para mover el aire por todo el invernadero y que se enfríe rápidamente.

Consejos y advertencias

  • Mantén un termostato en tu invernadero y comprueba la temperatura de forma regular.

Referencias

Recursos

Lee este artículo

Comentarios

Más reciente