Cómo mantener libre de malos olores la caja con las piedritas sanitarias para gatos

Escrito por ehow contributor | Traducido por irene cudich
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo mantener libre de malos olores la caja con las piedritas sanitarias para gatos
A los gatos les gusta un lugar limpio para hacer sus necesidades tanto como a ti. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

Un área donde se encuentren las piedritas sanitarias para gatos, a menudo se convierte en un área problemática para tus esfuerzos por mantener tu casa agradable y libre de malos olores. Crea un sistema que te garantice que las piedras del recipiente de tu felino se mantengan limpias y organizadas, y que además requiera un mínimo de esfuerzo de mantenimiento de tu parte.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una caja con piedritas
  • Piedritas para gatos
  • Una pala para las piedritas
  • Una alfombra o un tapete
  • Un bote de basura con cierre hermético
  • Bolsas de plástico del supermercado
  • Un frasco de leche o jugo de naranja
  • Bicarbonato de sodio
  • Una aspiradora
  • Un aromatizador de ambientes que absorbe los malos olores

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Reúne los productos que vas a usar en la pequeña área donde se encuentra la caja con las piedritas sanitarias de tu gato.

  2. 2

    Corta una botella plástica vieja de jugo de naranja o leche por la mitad para colocar las piedras con la pala. Con cuidado, fíjate si no hay bordes filosos que pudieran cortarte a ti o a tu gatito, y recórtalos con tijeras o pásales un trozo de papel de lija grueso.

  3. 3

    Coloca una alfombra para que recoja todo lo que caiga de la caja. Si usas piedras que dejan polvo en las patas de tu gato, lo mejor es usar una alfombra suave. Atrapa el polvo de las piedritas antes de que se disperse por la casa. Si tienes arena para gatos con olor a pino con piedras gruesas libres de polvo, lo mejor es usar una alfombra de diseño de cordoncillo para capturar los trozos de piedras antes de que rueden por todas partes.

  4. 4

    Coloca un aromatizador de ambientes que absorba los malos olores en un lugar cercano, pero no demasiado. Introduce una bolsa de plástico en el bote de la basura, y espolvorea un poco de bicarbonato de sodio en la parte inferior. Mantén a mano la caja, y cada vez que uses la pala para quitar las piedritas, arrójale un poco de bicarbonato por encima. Esto evitará que el bote de basura tenga mal olor, permitiéndote cambiar la bolsa sólo una vez por semana.

  5. 5

    Una vez por semana querrás reemplazar la bolsa del bote de basura y pasar la aspiradora en la alfombra para limpiarla de las piedritas que cayeron sobre ella. Mientras limpias, fíjate si ya ha llegado la hora de cambiar el aromatizador o las piedritas, y haz lo que sea necesario.

  6. 6

    Tres a cuatro veces al año, lava la alfombra en la máquina lavadora con una taza de blanqueador, si es que se la puede lavar de esa manera. Las alfombras de exterior que son más duras pueden rociarse con una mezcla 50/50 de agua y de vinagre, dejarse sumergidas y luego usar la manguera para enjuagarlas bien en el exterior (enjuaga lo suficiente como para quitarles el olor a vinagre antes de volver a colocarlas en el área de las piedritas del gato).

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles