DESCUBRIR
×

Cómo mantener las verduras frescas durante más tiempo

Actualizado 21 febrero, 2017

Las verduras son un alimento excelente pero no duran mucho tiempo. La mayoría se mantienen frescas a bajas temperaturas y con un grado de humedad alto, por lo que hay ciertas medidas que puedes tomar cuando vayas a almacenarlas para mejorar ese ambiente.

Instrucciones

    Verduras frescas refrigeradas

  1. No laves las verduras antes de guardarlas. Si están aún húmedas al almacenarlas, serán más susceptibles a la proliferación de bacterias. Lávalas justo antes de consumirlas.

  2. Pon las verduras de hoja verde, como la lechuga y las espinacas, en bolsas de plástico para almacenamiento. La bolsa crea un ambiente lo bastante húmedo como para que se conserve la humedad natural. Deposítalas en la parte más fría del frigorífico y durarán de siete a diez días.

  3. En cuanto a las verduras de raíz, como zanahorias, remolachas y nabos, obtendrás buenos resultados si las colocas en bolsas de plástico perforadas dentro del frigorífico. Corta las hojas de los extremos porque extraerán la humedad de la raíz. Colócalas en bolsas de plástico con agujeros para que estos permitan que el aire circule dentro de la bolsa sin dejar que se pierda demasiada humedad. La mayoría de las verduras de raíz se conservarán hasta dos semanas.

  4. La coliflor, el brécol y las coles de bruselas se mantienen bien en bolsas de plástico para almacenamiento dentro del frigorífico. Permanecerán frescas hasta cinco días. La col sin lavar ni cortar y envuelta en plástico durará hasta diez días.

  5. El resto de verduras, como judías, alcachofas y pepinos, en su mayoría, se conservarán bien en bolsas de plástico dentro del frigorífico. Los pimientos deberían guardarse en bolsas de papel, en el cajón para verduras de abajo. Los champiñones no deberían conservarse nunca en bolsas de plástico; en lugar de eso, deberían guardarse en un recipiente abierto, como la caja de cartón en la que vienen envasados. Retira el plástico y cúbrelos ligeramente con una toalla de papel. Los champiñones durarán hasta cinco días.

    Verduras no refrigeradas

  1. Los ajos y las cebollas se conservan bien en lugares frescos donde el aire pueda circular y sin mucha humedad. Una cesta colgante es ideal para las cebollas, mientras que a los ajos les sentará bien un lugar más oscuro.

  2. Las patatas se conservan mejor a temperaturas ambientes más frescas y en lugares oscuros. Si se almacenan en el frigorífico, el almidón se convertirá en azúcar. Mantenlas en un lugar fresco y oscuro, dentro de una bolsa de papel, para que se conserven durante varias semanas o un mes. Los boniatos también pueden guardarse así, pero solo durarán frescos alrededor de una semana, dependiendo de la frescura del lugar donde se encuentren.

  3. Los tomates deberían ser almacenados a temperatura ambiente fuera del alcance de la luz solar directa; durarán de tres a cuatro días. Un tomate cortado en rodajas se puede guardar envuelto en plástico dentro del frigorífico durante uno o dos días.

  4. La mazorca de maíz es el único vegetal que no debería ser almacenado. Debería comerse el mismo día en que ha sido cortada tras haberle quitado la envoltura. Si esto no es posible, escáldala durante dos minutos, enfríala inmediatamene con agua fría y guárdala en una bolsa de plástico en el frigorífico. Su frescura durará dos o tres días.

Consejos

  • Cuando almacenes gran cantidad de verduras, retira cualquier pieza magullada o dañada.

Necesitarás

  • Bolsas de plástico para almacenamiento
  • Bolsas pequeñas de papel
  • Recipientes para almacenamiento con tapa
  • Toallas de papel
  • Un refrigerador