Manual para padres que viven con adolescentes

Escrito por haydee camacho | Traducido por lucia deoscar
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Manual para padres que viven con adolescentes
Criar a un hijo es una fase difícil y cargada de emociones. (Jupiterimages/Pixland/Getty Images)

Preparan el camino para despegarse de su familia y salir al mundo. Se preguntan: "¿Quién soy?", y son muy influenciables a la aprobación de los demás.

— David Wilson, trabajador social clínico con base en Brooklyn

Todos los padres de hijos adolescentes conocen la frustración de tratar de comunicarse con su hijo y recibir miradas hoscas y arrebatos de ira. Vivir con un adolescente puede ser como una montaña rusa para padres y niños. Los adolescentes pueden demostrar mucho coraje, asumiendo nuevas metas que van desde presentarse como candidato para un puesto académico hasta aprender a andar en skate. Las dificultades con las que los padres deben lidiar son los típicos cambios anímicos de los adolescentes, las continuas discusiones y, en ocasiones, la toma de riesgos.

Cambios en el cerebro

Manual para padres que viven con adolescentes
Los procesos de cambios del adolescente deben ser enfrentados de la manera más calma posible (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Las intensas emociones de los adolescentes siempre han sido atribuidas a cambios hormonales. Pero eso es sólo una explicación parcial. Una nueva investigación sobre el desarrollo del cerebro ha dado lugar a conclusiones que pueden ayudar a los padres a entender las complejidades detrás de las conductas de sus hijos. Algunos de los hallazgos fueron emitidos en las series "Dentro del cerebro adolescente" en el programa "Frontline" de PBS en enero de 2002.

Desde los 13 hasta los 18 años, el cerebro de un adolescente experimenta cambios muy importantes. La parte del pensamiento del cerebro, la corteza prefrontal, comienza a recortar hasta el 50 por ciento de sus ramas neuronales, mientras que al mismo tiempo envuelve a la materia blanca, o mielina, alrededor de otras conexiones para estabilizarlas y fortalecerlas. La corteza prefrontal es la que permite emitir juicios, planificar y controlar los impulsos.

"La corteza prefrontal le permite al ser humano moderno planificar el futuro, medir los costos y beneficios de la toma de decisiones, hacer juicios racionales y controlar los impulsos", afirmó Laura Kastner, una psicóloga clínica y co-autora de "Cómo conseguir la calma: Estrategias de la mente en frío para la crianza de los hijos preadolescentes y adolescentes".

Si bien estos cambios permiten a los adolescentes perfeccionar sus habilidades y razonar en niveles superiores, también comprometen su capacidad de juicio. Junto con los cambios hormonales, este cerebro adolescente más emocional es parcialmente responsable de la baja tolerancia, los arrebatos emocionales y las acciones impulsivas.

"No es extraño que los adolescentes, ante la falta de algunas de las funciones de estas habilidades valiosas, a menudo parezcan que no tuvieran cerebro", dijo Kastner.

La angustia de la separación

Manual para padres que viven con adolescentes
Los adolescentes están en el proceso de establecer su identidad. A sabiendas de que hay un largo camino hacia la comprensión. (Jupiterimages/Pixland/Getty Images)

La lucha principal en el desarrollo de los adolescentes es separarse emocionalmente de sus padres. Con respecto a esto, son muy similares a la versión de dos años de edad de sí mismos.

"Están trabajando su camino fuera de su familia y en el resto del mundo", dijo con sede en Brooklyn trabajador social clínico David Wilson. "Se están preguntando," ¿Quién soy yo?, "Y están muy influenciados por la validación de los demás".

Aunque es un paso necesario en su camino hacia convertirse en adultos, la separación emocional puede ser dolorosa. Los padres se sorprenden cuando aquel hijo que alguna vez adoró a sus padres se siente ahora avergonzado de ser visto en público con ellos y los ridiculiza en cada oportunidad.

"Nuestros niños realmente nos ponen mucha atención al decirnos lo cool, inteligentes y divertidos que somos. No nos damos cuenta de cuánta atención nos dan hasta que nos la quitan cuando son adolescentes ", dijo el psicólogo Michael J. Bradley, autor de" Sí, su hijo adolescente está loco: Amar a tu hijo sin perder la cabeza ".

El problema de los medios de comunicación

Manual para padres que viven con adolescentes
Los medios de comunicación tienen igual o mayor influencia que las amistades en un adolescente. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

Sumado a la angustia de los adolescentes acerca de cómo los ven sus compañeros está el alcance siempre presente de los medios sociales.

"Los adolescentes tienen miedo de lo que se dice acerca de ellos. Esto crea una enorme presión ", dijo Bradley, quien recomienda que los padres tengan acceso a la cuenta de Internet de los adolescentes más jóvenes y les hagan saber que los van a monitorear para asegurarse de que la actividad del adolescente es la adecuada.

"Puedes decirle a tu hijo: "Si dices cosas inapropiadas, no voy a castigarte, pero voy a saber que no tienes la madurez necesaria y tu cuenta se cerrará durante seis meses hasta que puedas autocontrolarte", dijo Bradley.

El privilegio de tener una cuenta puede estar relacionado también a mantener una conducta conducta y buenas calificaciones.

No lo tomes como algo personal

Manual para padres que viven con adolescentes
Los adolescentes pueden decir cosas hirientes. A menudo, es mejor calmarse antes de responder o resolver la situación con diálogo. (Barbara Penoyar/Photodisc/Getty Images)

El momento más difíciles para los padres llega cuando se encuentran bajo el fuego de las emociones negativas de sus hijos adolescentes. Pero en lugar de responder con ataques, los expertos recomiendan a los padres mantener la calma.

"No es inusual que los padres se sientan rechazados y humillados cuando su hijo dice "Estás arruinando mi vida!", o "Mis amigos sienten pena por mí por tu culpa", dijo Kastner. "Sea cual sea el origen del conflicto, las emociones negativas extremas dañan y no ayudan a resolver el problema".

Se recomienda que los padres se calmen, respiren profundamente y dejen pasar un período de reflexión antes de hablar con un adolescente.

Durante este período de constante agitación, los padres pueden moderar su dolor o sentimientos de enojo al recordar que su hijo tiene lo Bradley denomina un trastorno cerebral temporal.

"No los abandones. Entiende que es un gran desafío para el chico atravesar la adolescencia. Ellos realmente están sufriendo", dijo Bradley. "Puede parecer que estén burlándose o amedrentándote, pero no se sienten a gusto haciéndolo. Este es el momento de destacarnos como padres y retomar el mando".

Establece los límites

Manual para padres que viven con adolescentes
Habla con tu hijo adolescente sobre cuáles son los límites y cómo debe comportarse. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

Si bien los adolescentes buscan libertad, aún no están listos para ser completamente independientes. Establecer límites y expectativas los ayuda a sentirse seguros.

"Si bien es importante entender que los adolescentes atraviesan por todo tipo de cambios, no puedes ser su felpudo", afirmó Marcia blanco, psicoterapeuta con base en Brooklyn, Nueva York. "Debes dejarle en claro que no aceptarás lenguaje abusivo y que deberá afrontar las consecuencias."

Ella advierte, sin embargo, que las consecuencias deben ser razonables. "Castigar a un niño por seis meses es una locura."

Cuando invitan a tu hijo a la casa de un amigo, es conveniente hablar con los padres y preguntar si van a estar presentes, dijo Blank. También necesitas saber cuándo llegan y cuándo van a estar en casa. A medida que el adolescente se muestra más responsable al adherirse a las normas establecidas, más libertades se pueden agregar.

Comunicación creativa

Manual para padres que viven con adolescentes
Trata de hablar acerca de tu vida diaria y no necesariamente de tu hijo durante las conversaciones. (Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images)

¿La clave para fortalecer los lazos con tu hijo? Se creativo. La autora y psicóloga Mary C. Lamia recomienda tener conversaciones con su hijo adolescente que traten sobre él.

Hacer las preguntas típicas como: "¿Cómo estuvo la escuela?" o "¿Cómo te fue en el exámen?", crean ansiedad en los adolescentes. "Esto puede causar que la pared de hielo del mal humor crezca. En cambio, los padres pueden hablar de su día de trabajo o pedir a sus hijos adolescentes una opinión sobre algo que leen, la que, muy probablemente, su hijo estará encantado de ofrecer.

"Manténte conectado, incluso si tienes que sobornar a sus hijos", dijo Bradley. "Páguele US$ 5 para ir a tomar una taza de café contigo y prométale que no le darás sermones. Crea un espacio donde pueda simplemente pasar el rato y hablar".

Haz preguntas sin mostrar confrontación:

Uno quiere hacer preguntas como "¿por qué has hecho eso?" o "¿qué pasa contigo?", dijo la psicóloga y autora Linda Sapadin, señalando que es mejor negociar y hacer preguntas que estimulen a tu hijo a proponer soluciones a los problemas, como "¿Cómo podemos comunicarnos mejor?".

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles