Cómo hacer una marimba casera

Escrito por jacob reis Google | Traducido por gabriel guevara
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer una marimba casera
La marimba es un instrumento de teclas de percusión. (Stockbyte/Stockbyte/Getty Images)

Para la mayoría de personas, invertir más de US$ 5.000 en una marimba para practicar en casa está fuera de lugar. Este es el dilema al que se enfrentan los percusionistas. A menudo, los salones de concierto están amoblados con instrumentos grandes de alta calidad que no pueden ser llevados a casa para practicar. Sin embargo, algunos percusionistas ambiciosos han superado este hecho haciendo sus propias marimbas. Por una fracción del costo y sacrificando un poco la calidad, tú también puedes hacer tu propia marimba.

Nivel de dificultad:
Difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Madera dura seca para las barras
  • Sierra de mesa
  • Lijadora de cinta
  • Afinador eléctrico
  • Taladro
  • Madera para el marco
  • Aluminio para los soportes
  • Tuberías para las cajas de resonancia (opcional)
  • Destornillador
  • Tornillos
  • Barras metálicas largas para el marco de las cajas de resonancia
  • Sierra manual para cortar ranuras
  • Cuerdas para marimba
  • Material protector de hule o espuma
  • Mazos para marimba

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Haciendo las barras

  1. 1

    Selecciona una madera dura para tu marimba. Necesitarás mucha, dependiendo de cuán larga quieres que sea. Una marimba de 5 octavas requerirá 61 teclas y tendrá aproximadamente ocho pies (2,4 m) de largo.

  2. 2

    Corta la madera para hacer las teclas que formarán la parte del teclado del instrumento usando una sierra de mesa. En este punto, no es necesario cortar el arco que afinará las teclas. Como con la mayoría de instrumentos de teclado de percusión necesitarás que las barras se vuelvan más pequeñas gradualmente. Para un instrumento de 5 octavas, un buen punto de inicio en el extremo bajo de la marimba sería 23 pulgadas (57,5 cm) de largo, 3 3/4 pulgadas (8,4 cm) de ancho y 1 1/2 pulgadas (3,75 cm) de grosor. En el extremo más alto, deberás terminar aproximadamente con 7 3/4 pulgadas (18,4 cm) de largo, 1 1/2 pulgadas (3,75 cm) de ancho y 3/4 de pulgada (1,9 cm) de grosor.

  3. 3

    Corta la madera de manera que la veta corra a lo largo del instrumento, evitando nudos grandes en la tecla.

  4. 4

    Aplica cualquier tinte o barniz en este momento, y deja secar completamente antes de afinar.

    Afinando las barras

  1. 1

    Localiza los nodos de las barras. Estos serán los puntos que vibran menos cuando el centro de la tecla es golpeado. Estarán cerca del extremo, y deben permanecer a una distancia relativamente equitativa de los extremos de la tecla a medida que subes o bajas en el teclado.

  2. 2

    Lija un arco en el centro de la tecla con una lijadora de cinta. El arco debe ser mucho más ancho que profundo, y nunca debes permitir que el grosor de una tecla sea menor a 1/4 de pulgada (0,63 cm).

  3. 3

    Sostén la tecla por uno de sus nodos y golpéala suavemente con un mazo. Usa un afinador estroboscópico, que puede afinar los armónicos, o un afinador más barato, si sólo estás afinando lo fundamental, hasta que hayas encontrado el tono correcto. Gradualmente lija más si está desafinado. Si lijas de más, puedes cortar un pedazo de cualquier extremo del largo, para contrarrestarlo.

  4. 4

    Afina los armónicos cambiando el centro del arco para lo fundamental, entre el centro y el extremo para el primer armónico y las partes inferiores del arco para el segundo armónico. Necesitarás algo de prueba y error para descubrir las propiedades exactas de tu madera, y es recomendable que compres un afinador estroboscópico o un analizador de espectro de audio si te preocupa algo más que lo fundamental.

  5. 5

    Deja que las barras se enfríen entre el lijado y el afinado. Como con cualquier instrumento, la temperatura es un gran factor en la manera en que suena la marimba. Deja que cada tecla se enfríe a temperatura ambiente antes de afinar.

  6. 6

    Afina la siguiente tecla medio tono arriba de la anterior, en orden de tamaño y colócalas a un lado en orden de tamaño a medida que las terminas. Puede ser útil usar una nota autoadhesiva para marcar la afinación de cada tecla.

  7. 7

    Taladra un agujero a través de cada nodo para que pase la cuerda de marimba cuando las teclas sean colocadas en el marco. Si mantienes los agujeros pequeños y a través del nodo, no afectarás demasiado la afinación. Aún así, es recomendable volver a revisar tu afinación después y hacer los ajustes leves que sean necesarios.

    Construyendo el marco

  1. 1

    Construye un marco con madera gruesa y fuerte. Cuando construyas, ten en mente si quieres ruedas o no, cuál será tu altura ideal para tocar y qué tanto espacio vertical quieres entre las dos filas de teclas.

  2. 2

    Haz el marco tan simple o tan elaborado como quieras, pero ten en mente el peso que tendrá que soportar una vez que todas las teclas estén puestas y cómo soportará el paso del tiempo.

  3. 3

    Usa las teclas como una guía de cuán profundo quieres que sea el lado superior del marco (donde tocas) y asegúrate de hacerlo más pequeño en el extremo agudo que en el bajo. La fila superior debe estar elevada de la inferior en al menos un poco más del grosor de la tecla más baja para permitir la vibración.

  4. 4

    Construye el marco lo suficientemente largo para que tengas espacio no sólo para todas las teclas, sino también los soportes y pedazos de material protector que evitan que las teclas vibren contra los soportes mismos. En la parte superior, el marco debe tener dos barras de soporte por cada fila de soportes en los que se colocarán, y estas filas deben acercarse gradualmente, de acuerdo con la distancia disminuida entre los nodos de las teclas.

  5. 5

    Haz soportes que sostengan la cuerda de la marimba con aluminio. Estos deben ser separados en la parte superior para sostener la cuerda de la marimba y lo suficientemente alta para evitar que la tecla toque el marco, incluso a través de vibraciones.

    Haciendo cajas de resonancia (opcional)

  1. 1

    Elige un material que se ajuste a tu presupuesto para hacer las cajas de resonancia. Aunque el aluminio funciona bien y crea un lindo sonido, un tubo de PVC puede lograr sonidos similares por mucho menos.

  2. 2

    Corta las cajas de resonancia al tamaño usando una sierra. El tamaño exacto es mayormente una cuestión de preferencia, pero usar cajas de resonancia más largas en el extremo de los bajos de la marimba es la manera en que la mayoría de marimbas comerciales están hechas.

  3. 3

    Asegura las cajas de resonancia entre sí usando una pieza larga de metal en cualquier lado de las cajas de resonancia y atornillando los resonadores en su lugar.

  4. 4

    Crea ranuras en tu marco entre las dos filas donde están los soportes para los extremos de la barra de resonador. De esta forma, puedes quitar o poner los resonadores en su lugar o mantenerlos sin desensamblar la marimba completa.

  5. 5

    Haz múltiples juegos de ranuras en el marco, si lo deseas, para permitir que los ajustes de altura de los resonadores estén basados en la música o la preferencia del percusionista.

    Preparaciones finales

  1. 1

    Comenzando en el extremo más bajo de la marimba, sujeta las dos cuerdas para marimba al marco. Pueden ser pegadas o jaladas a través de un agujero y anudadas para una remoción más fácil. De la manera en que lo hagas, asegúrate de que la cuerda llegue a la altura del espacio entre los soportes.

  2. 2

    Inserta una pieza de espuma o material protector de hule a través de cualquier cuerda para evitar que las cuerdas se rocen contra el primer soporte. Si la tecla golpea su soporte, el sonido que obtendrás al tocar será disminuido en volumen y en calidad. Así que incluso un disco de goma con un agujero taladrado será suficiente como protección.

  3. 3

    Inserta la tecla usando los agujeros taladrados a través de los nodos de cada barra. Coloca otra pieza de material protector en cada lado para evitar que golpee el otro soporte.

  4. 4

    Ajusta el grosor del material protector para evitar que la tecla se deslice demasiado en la cuerda al tocar. Repite el proceso por cada tecla

  5. 5

    Haz lo mismo con el nivel superior de teclas, recordando mantener el patrón de teclas de teclado de nivel superior. Si tienes dudas, sólo mira las teclas nuevas del piano como referencia. Una vez terminado, toma tus mazos y toca el rango de notas, buscando una anormalidad, luego asegura los otros extremos de la cuerda al marco para completar el proyecto.

Consejos y advertencias

  • Siempre ten cuidado al operar maquinaria, y usa protección, y viste lentes protectores en todo momento al manejarlos

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles