Cómo hacer una mascarilla de huevo para la piel

Escrito por estefanía mac
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer una mascarilla de huevo para la piel
Mascarilla de huevo. (Marc Debnam/Iconica/Getty Images)

El huevo es conocido por sus múltiples propiedades como un “superalimento” por sus vitaminas y minerales. Increíblemente, la clara y la yema además de ser distintas en sabor y textura, son diferentes en beneficios. Cada una jugará un papel fundamental en tu rostro dependiendo de lo que quieras obtener y puedes combinarlas entre sí o con otros elementos para lograr un poderoso tratamiento facial ideal para ti.

Dos nuevas amigas

Si quieres aprender sobre las ventajas del huevo para tu rostro, te dejamos varias recetas de mascarillas, elige la que más se adapte a tus necesidades. Pero primero es fundamental que puedas distinguir entre clara y yema cuál se convertirá en tu nueva amiguita.

La clara: es libre de grasas, tiene proteínas y vitamina B, haciéndola ideal para pieles grasas. En tu rostro funciona perfectamente para reafirmarte, dándote una apariencia temporalmente más estirada; limpiar tu rostro eliminando impurezas y acné; suavizar tu cutis y además, te ayuda a conseguir un efecto calmante en días de mucho sol, depilación o irritación.

La yema: tiene abundante proteínas, vitaminas A, D, E y todas las del complejo B, y por supuesto grasa, por lo cual es de ayuda en pieles secas. La yema te será útil si deseas humectar, suavizarla e incluso renovar la piel seca y maltratada.

Cómo hacer una mascarilla de huevo para la piel
La yema y la clara, tus nuevas amigas. (munandme/iStock/Getty Images)

Para quienes entonces se sintieron más identificados con las propiedades de la clara, tomen notas de estas recetas:

Mascarilla para eliminar impurezas y acné: si deseas limpiar tu rostro de todos esos elementos ajenos que le restan belleza, puedes optar por preparar este tratamiento facial. Bastará con tomar 2 claras de huevos y el zumo de medio limón. Empieza batiendo las claras hasta lograr un aspecto espumoso, luego integra el limón y bate otro poco. Procede a aplicar esta mezcla en tu cara con ayuda de una brocha plana limpia, de no tener usa tus dedos. Comienza de arriba hacia abajo y no cubras el contorno de tus ojos ni el de los labios. Permite que actúe unos 20-30 minutos sobre tu piel. Para retirarla, solo debes enjuagarte con agua tibia. Es muy importante que no apliques esta mezcla en zonas muy secas.

Mascarilla de clara y pepino: este tratamiento es ideal para eliminar la grasa de tu piel. Su preparación es realmente fácil, para ello necesitas licuar medio pepino sin piel y en rodajas, media manzana roja en trozos, una cucharadita de zumo de limón y nuestra estrella, una clara de huevo. Una vez consigas una mezcla bien homogénea, aplícala en el rostro y déjala actuar de 15 a 20 minutos. Pasado el tiempo retírala con agua tibia.

Mascarilla para las arrugas: si lo que deseas es un efecto reafirmante y deshacerte de las temidas arrugas, puedes utilizar esta mascarilla hasta 2 veces por semana, y dejarla actuar entre 15 y 20 minutos para conseguir este anhelado efecto. Para su preparación necesitarás batir una clara de huevo a punto de nieve y luego agregarle 20 gotas de aceite de almendras y una cucharada de miel. La combinación de estos 3 elementos es fundamental para combatir la flacidez de tu piel, haciéndola lucir firme y suave.

Si por el contrario tienes problemas de piel seca, estas recetas con yema de huevo te serán muy útiles:

Mascarilla de huevo y miel: para lograr extrema suavidad, bastará con mezclar 3 ingrediente humectantes como lo son un huevo, una cucharada de miel y una cucharada de agua de rosas. Aplica esta mezcla y al cabo de 15 minutos conseguirás una piel tersa.

Otra receta para hacer mascarillas para piel seca

Mascarilla humectante: con este tratamiento disfrutarás no solo del las propiedades de la yema de huevo, sino además de otros ingredientes muy conocidos por su alta capacidad hidratante como lo son el aguacate y el aceite de almendras. Ambos son ricos grasas naturales que resultarán muy favorecedoras para tu piel. Licúa muy bien un cuarto de aguacate, una yema de huevo, una cucharada de aceite de almendras y una gota de miel. Aplica esta mezcla en las zonas más resecas en tu rostro o en todo su contorno.

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles