Mascarilla N95 como protección contra la tuberculosis

Escrito por jae allen | Traducido por mila guevarian
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Mascarilla N95 como protección contra la tuberculosis
La tos persistente y producitiva es uno de los síntomas de infección tuberculosa. (BananaStock/BananaStock/Getty Images)

La N95 es una mascarilla clínica desechable que se utiliza tanto en entornos médicos como industriales. Ambos tipos de N95 sirven para filtrar las partículas del aire antes de que lleguen al sistema respiratorio. Tanto la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) como el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) aprueban el uso de las mascarillas N95 como protección contra la transmisión de la tuberculosis.

Otras personas están leyendo

Indicaciones para su uso

Los profesionales de la medicina suelen utilizar mascarillas respiratorias N95 cuando entran en contacto con alguna persona diagnosticada de tuberculosis activa o sospechosa de padecer la enfermedad. Las bacterias de la TB pueden pasar a través del aire de una persona infectada a otra sana si la primera tose. Si por cuestiones laborales debes estar en contacto con personas que puedan tener tuberculosis activa, llevar una mascarilla N95 será una buena medida de protección. El uso de estas mascarillas también será requerido a todos aquellos trabajadores de la salud pública que supervisen en los hogares la administración de medicamentos anti-TB a pacientes que estén recibiendo tratamiento por una infección activa.

Tipos

En realidad, el término "N95" se aplica a toda una gama de mascarillas respiratorias aprobadas por el NIOSH, siendo distintos tanto el funcionamiento como la eficacia en cada modelo. Se llama mascarilla N95 a cualquiera que filtre como mínimo el 95 por ciento de las partículas del aire. Según los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades, los filtros N95 pueden adaptarse a diferentes tipos de mascarillas, entre los que se encuentran N99, N100, R95, R99, R100, P95, P99 y P100. Las letras de los nombres de los modelos indican la resistencia a los aceites: las mascarillas "N" no son resistentes al aceite, las "P" lo son en parte y las "R" lo son por completo. Los números indican la eficacia mínima de filtración de la mascarilla: "95" indica un 95 por ciento de eficacia; "99", un 99 por ciento; y "100" indica que la eficacia de filtración es como mínimo de un 99,97 por ciento.

Consideraciones

Hay diferentes tipos de tuberculosis. Cada una de ellos representa un nivel de riesgo diferente para la persona no infectada. Si la persona con la que entras en contacto tiene una tuberculosis latente, no tendrás que llevar puesta una mascarilla N95. Una tuberculosis es latente cuando la persona tiene la bacteria TB en su organismo, pero no presenta síntomas y no puede infectar a otra persona. Para curar la tuberculosis latente se suele aplicar al paciente un tratamiento a base de medicamentos durante seis mese. Por el contrario, un paciente con tuberculosis activa será sintomático y podrá infectar a toda persona que respire el mismo aire que él. Tendrás que llevar una mascarilla N95 o similar cuando interactúes con un paciente diagnosticado de tuberculosis o con alguien que muestre síntomas propios de la enfermedad, como tos de más de tres semanas de duración, dolor en el pecho, tos con esputo o sangre, pérdida de peso, escalofríos o sudoración nocturna. Las personas con VIH o sida están en gran riego de desarrollar una tuberculosis activa. Esta enfermedad se da con más frecuencia en determinados países del mundo.

Precauciones

Si por cuestiones laborales o familiares entras en contacto regular con personas que puedan tener tuberculosis activa, es probable que tu empresa te exija adoptar un montón de medidas preventivas. Los profesionales de la atención sanitaria, por ejemplo, suelen someterse a pruebas cutáneas regulares para evaluar si ha habido una exposición a la TB o una infección. Si el resultado de las pruebas es positivo y no muestras ningún síntoma, se podría decir que tienes una TB latente que tendrá que ser tratada con isoniazida durante seis meses. Otra de las medidas preventivas que se utilizan para evitar el contagio es la vacunación BCG (bacilo de Calmette-Guérin), que se administra de forma rutinaria a los escolares de algunos países europeos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles