Medicaciones para hipo persistente

Escrito por abigail adams | Traducido por maximiliano magnano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

El diafragma es el músculo que separa al abdomen del pecho y ayuda a respirar. El hipo es un espasmo rítmico del diafragma. Al ocurrir la contracción del diafragma, las cuerdas vocales se cierran de repente y generan el clásico sonido del hipo. Comer demasiado, beber demasiado alcohol y los cambios repentinos de temperatura pueden causar hipo. A menudo, el hipo se detiene solo, sin tratamiento médico. Para tratar el hipo producido por una enfermedad o un hipo persistente, un médico puede recetar algún medicamento como tratamiento, de acuerdo con la clínica Mayo.

Otras personas están leyendo

Clorpromazina

La clorpromazina es un medicamento antipsicótico y antináusea. El medicamento recetado, disponible como tableta, jarabe, supositorio o inyección, ayuda a tratar hipos persistentes al igual que esquizofrenia, náuseas y tétanos. Para tratar hipo persistente, un médico receta dosis de entre 25 y 50 mg tres o cuatro veces por día, de acuerdo con RxList.com. Si la dosis oral no detiene el hipo, las inyecciones intramusculares o intravenosas pueden ayudar. El mareo, especialmente al pararse luego de estar acostado o sentado, puede ocurrir por el nivel de presión sanguínea disminuido por la clorpromazina.

Metoclopramida

La metroclopramida trabaja contrayendo los músculos en el tracto gastrointestinal superior, lo que ayuda a tratar condiciones tales como las náuseas y la acidez. Esta medicación recetada puede también ayudar a tratar casos de hipo persistente. La dosis del medicamento varía entre pacientes. Los efectos secundarios del medicamento antináusea incluyen mareos, diarrea y somnolencia, de acuerdo con Drugs.com. Un efecto secundario serio de la metoclopramida es una condición llamada discinesia tardía, que causa movimientos repetitivos de la boca y la lengua. La discinensia tardía puede ser permanente, especialmente con el uso prolongado de la metoclopramida.

Baclofeno

El baclofeno trata el hipo persistente porque la medicación es un relajante muscular y ayuda a controlar los músculos espásticos. Para tratar el hipo, un médico receta baclofeno en dosis orales progresivas. Comenzando con 5 mg tres veces por día durante tres días, el médico aumenta la dosis en 5 mg cada tres días hasta alcanzar los 20 mg, de acuerdo con Drugs.com. Una dosis de mantenimiento puede ser necesaria para tratar la afección. Los efectos secundarios posibles del baclofeno incluyen mareos, náuseas, insomnio y dolores de cabeza.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles