Uso médico del oxígeno humidificado

Escrito por matt browning | Traducido por paula santa cruz
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Uso médico del oxígeno humidificado
Los pacientes reciben el oxígeno a través de máscaras o sondas nasales. (oxygen mask and nebuliser image by alma_sacra from Fotolia.com)

Las pautas del Instituto Nacional de Salud y del Colegio Americano de Médicos del Tórax ofrecen detalles para el uso de oxígeno humidificado y seco en el ámbito clínico. El oxígeno es un componente clave en cada célula viva y tejido, y es necesario para el funcionamiento corporal. Comprender el uso médico del oxígeno humidificado supone tener un mejor entendimiento de en qué casos ayuda así como también los peligros que presenta.

Otras personas están leyendo

Patologías claramente definidas

Según las pautas clínicas establecidas para el uso de oxígeno, los médicos los utilizan para el paro cardíaco y respiratorio, la hipoxemia (bajo nivel de oxígeno en la sangre), la hipotensión (baja presión arterial), las dificultades respiratorias y aquellas patologías que disminuyen la sangre bombeada por el corazón y bajan la acidez de la sangre. Los pacientes reciben el oxígeno humidificado a través de sondas nasales, máscaras que se colocan sobre la nariz y la boca o directamente en la tráquea.

Seco vs. humidificado

Si bien la mayoría de los hospitales humidifican el oxígeno, especialmente cuando se administra a flujos altos, los clínicos especifican si la terapia de oxígeno indicada debe ser seca o humidificada. No existe evidencia clínica de que el oxígeno humidificado administrado a bajos niveles de flujo mediante un aparato nasal u oralmente presente alguna diferencia en los resultados clínicos, ya que el pasaje oral y nasal le agregan humedad. Si embargo, el oxígeno seco administrado directamente a través de la nariz y la boca tiende a causar sequedad, dolor de garganta y de los tejidos orales, por lo que los hospitales de todas maneras le agregan humedad para comodidad del paciente.

Peligros del oxígeno humidificado

Como todas las medicinas recetadas, el oxígeno humidificado puede ayudar a salvar vidas pero también conlleva ciertos riesgos. El primero, es el riesgo obvio de incendio y lesiones por el fuego. Otro riesgo importante es que las grandes concentraciones de oxígeno pueden dañar partes del pulmón si el paciente lo inhala por más de 48 hs., lo que evolucionará a una dificultad respiratoria con un alto riesgo de muerte,

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles