La mejor técnica de jelqing

Escrito por charlotte mission | Traducido por paulo roldan
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
La mejor técnica de jelqing
El jelqing debe realizarse con extremo cuidado para prevenir lesiones. (Manikin image by Bartlomiej Nowak from Fotolia.com)

Jelqing es la palabra usada para describir la técnica que un hombre puede usar para aumentar la longitud y el grosor de su pene. Los ejercicios son simples y a menudo se describen como agradables. Como con cualquier ejercicio muscular, los resultados sólo se pueden obtener con el paso del tiempo. Muchos defensores del jelqing afirman que los resultados positivos requieren varios meses de ejercicios realizados de forma constante.

Otras personas están leyendo

Preparación

Para una sesión de jelqing, el pene debería ser calentado antes de iniciar el ejercicio, ya que el calor aumenta la flexibilidad de los tejidos del pene. Se puede colocar una toalla humedecida con agua tibia alrededor del pene durante varios minutos. También se puede usar una manta eléctrica, la cual es preferida por los hombres que sienten que un pene demasiado húmedo tiene una superficie de fricción excesivamente alta que puede causar una irritación durante el ejercicio. La mayoría de los expertos en jelqing aconsejan el uso de un lubricante, como la vaselina, para garantizar que la piel del pene no sufra una abrasión, la cual puede ser dolorosa.

El jelqing

El jelqing también es conocido como el "ordeño" de un pene, porque la acción es similar a ordeñar las ubres de una vaca. El jelqing se lleva a cabo sosteniendo el pene suavemente en la base, de forma repetida, con el pulgar y el índice, y moviendo la mano hacia la cabeza del pene. Esta acción permite que más sangre fluya hacia el pene y, con el tiempo, el ejercicio puede hacer que el pene tenga una mayor capacidad para mantener la sangre, lo que resulta en un pene más grande tanto en estado flácido como cuando está erecto. Comúnmente se aconseja realizar el movimiento unas 100 veces en una sesión de jelqing, y repetir el ejercicio por lo menos cinco días a la semana.

El jelqing difiere de la masturbación regular en que los movimientos son mucho más lentos y la mano no debe acariciar los tejidos sensibles cerca de la punta del pene. Los defensores del jelqing desaconsejan la práctica cuando el pene está erecto, y prefieren hacerlo cuando el pene está en estado flácido o semi-erecto.

También se recomienda que cada sesión de jelqing tenga un período de enfriamiento durante el cual se permite que el pene vuelva a su temperatura normal. Se debería posponer una ducha caliente, las relaciones sexuales o la masturbación hasta que el pene se haya enfriado.

Seguridad

Según el sitio web Medhelp.org, el jelqing tiene una serie de riesgos potenciales; algunos practicantes informaron haber dañado sus penes por haber practicado este ejercicio de forma agresiva. El hecho de apretar el pene con fuerza, la falta de lubricantes y la práctica demasiado frecuente pueden causar daños en la piel o en los tejidos internos. El jelqing no es doloroso; cualquier ejercicio debe interrumpirse inmediatamente si se experimenta dolor.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles