La mejor terapia para el pie caído

Escrito por brad mchargue | Traducido por andrómeda diamond
La mejor terapia para el pie caído

Pie.

Foot image by DXfoto.com from Fotolia.com

El pie caído es una condición caracterizada por la dificultad de levantar la parte delantera del pie. No es, sin embargo, una enfermedad por sí misma, sino que es el síntoma de una enfermedad subyacente muscular, neurológica o anatómica por naturaleza. El pie caído generalmente se puede curar con el tratamiento de la enfermedad subyacente. Sin embargo, si la condición es permanente, los mejores tratamientos y terapias que existen se centran en la mejora de la movilidad.

Otras personas están leyendo

Causas y síntomas

Las posibles causas del pie caído son innumerables. Las condiciones no específicas, como una lesión que causa daño a los músculos de los tobillos y los dedos de los pies o daño nervioso en la columna lumbar o la pierna, el último de los cuales puede resultar de la diabetes (neuropatía). El pie caído temporalmente puede ocurrir por algo tan simple como sentarte con las piernas cruzadas durante un período prolongado de tiempo, ya que esto puede dañar los nervios del tobillo. Una variedad de condiciones específicas pueden causar la caída del pie también. Estas incluyen la distrofia muscular, un accidente cerebrovascular, la esclerosis múltiple, la parálisis cerebral, la enfermedad de Lou Gehrig y el síndrome compartimental (la compresión de los nervios y los vasos sanguíneos), entre otros. Además, los medicamentos de quimioterapia y los utilizados para tratar la esclerosis múltiple pueden conducir al pie caído. Los síntomas más comunes de la caída del pie son la simple incapacidad o dificultad para levantar la parte delantera del pie. Al caminar puede arrastrarse por el suelo, lo que lleva a caminar con pequeños pasos en los que el muslo se levanta al caminar. Puede afectar a uno o ambos pies y en ocasiones puede estar acompañado de dolor, entumecimiento u hormigueo en el pie.

Terapia

Puesto que el primer paso para tratar el pie caído es determinar la condición subyacente y tratarla, el tratamiento secundario se enfoca en aliviar el malestar y tratar de restablecer la movilidad. La causa más común de esto es a través de plantillas o aparatos ortopédicos conocidos como órtesis de tobillo-pie. Esto a menudo puede ser combinado con terapia física y ejercicio para mejorar la fuerza de la pierna y el pie, así como también para ayudar a mejorar la marcha paso a paso. La estimulación de los nervios con una pequeña descarga eléctrica que se venda o se implanta en la pierna puede ser útil. Al caminar, una pequeña corriente eléctrica se aplica al nervio peroneo, que es responsable de levantar el pie con cada paso. Esto puede ser eficaz para aquellos cuyo pie caído es el resultado directo de un accidente cerebrovascular. El Sistema para pie caído NESS L300™ diseñado por el fabricante de dispositivos médicos Bioness, se ha mostrado muy prometedor para el tratamiento del pie caído. Según un estudio publicado en enero del 2008 por la revista American Journal de Medicina Física y Rehabilitación, los pacientes que utilizaron el sistema NESS L300™ en el transcurso de un año experimentaron una mejoría significativa en su marcha y movilidad en general. El NESS L300™ detecta cuando la pierna está en el aire o en contacto con el suelo y envía señales a un microprocesador implantado debajo de la rodilla, lo que estimula los nervios. (Ver referencia #3)

Cirugía

En el caso de que el pie caído sea causado por lesiones en la médula espinal o en ciertos nervios como los de la zona lumbar, la cirugía puede ser necesaria para reparar el daño. En algunos casos la articulación del tobillo y pie puede unirse o un tendón de un músculo de la pierna que sea más fuerte puede transferirse al tobillo. El Dr. Nath del Instituto de Nervios y Parálisis de Texas es un cirujano líder en pie caído que ha sido el primero en crear una forma de cirugía eficaz en pacientes con pie caído causado por una cirugía de reemplazo de cadera u otras lesiones asociadas. Se trata de la transferencia de los nervios del nervio tibial adyacente a la zona afectada, con los mejores resultados procedentes de la cirugía realizados no más de ocho meses después de la aparición de la enfermedad. Para más información de contacto por favor consulta el sitio web del Dr. Nath.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2015 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media