¿Cuál es el mejor tipo de ejercicio para conseguir fuerza en la pierna tras una cirugía de rodilla?

Escrito por rick suttle Google | Traducido por natalia navarro
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cuál es el mejor tipo de ejercicio para conseguir fuerza en la pierna tras una cirugía de rodilla?
Radiografía de rodilla. (knee xray image by JASON WINTER from Fotolia.com)

Se suele recomendar ejercicio tras una cirugía de rodilla para incrementar la movilidad y la fuerza en las rodillas y en las piernas. De acuerdo con el artículo "Total Knee Replacement Exercise Guide" de la Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos, tu doctor puede recomendar 20 o 30 minutos de ejercicio varias veces al día, así como caminar, para fomentar tu recuperación de la cirugía de rodilla. Es importante que empieces a ejercitarte tan pronto como puedas tras la cirugía, incluso si experimentas algo de dolor e incomodidad.

Otras personas están leyendo

Acerca de los ejercicios

Es mejor empezar estirando los músculos de tu pierna y tu rodilla para incrementar gradualmente tu flexibilidad. Tu rodilla ha estado inmovilizada por un tiempo y estirar es el primer paso para recuperar el movimiento. Algunos buenos ejercicios de estiramientos incluyen permanecer de pie cerca de una pared, agarrar tu tobillo y tirar del pie hacia las nalgas. Mantén esa posición de 15 a 30 segundos, después repite ese movimiento varias veces. Una vez que consigas algo de movilidad y flexibilidad, deberías comenzar flexionando los músculos de tus piernas. Gradualmente, puedes ir a por ejercicios de resistencia, como las sentadillas. El estiramiento se suele poder realizar a diario. Limita los ejercicios de resistencia como las sentadillas a dos veces por semana, dado que desgastan más fibras musculares; y los músculos necesitan un periodo de recuperación de dos o tres días.

Ejercicios de rodilla

También tendrás que trabajar en incrementar la flexibilidad en tus rodillas. Comienza con unos pocos de los siguientes ejercicios: coloca una pequeña toalla enrollada bajo la parte superior de tu talón en una cama y túmbate. Flexiona tu muslo o tu cuádriceps. Intenta presionar despacio la parte trasera de tu rodilla contra la cama. Mantén esa posición durante 10 segundos y después relaja. Sigue ejercitando tu rodilla hasta cansarte. A continuación, siéntate en una silla. Coloca el talón de un pie sobre el pie del lado de tu pierna dañada. Con resistencia de tu pierna sana, levanta despacio tu pierna dañada moviendo sólo tu pantorrilla y tu pie. Flexiona tu muslo en la parte superior del movimiento y mantén esa posición de 5 a 10 segundos. Baja de nuevo tu pierna.

Ejercicios de resistencia

Los ejercicios de resistencia como las sentadillas de pared se pueden realizar con o sin pesas. Comienza usando sólo tu peso corporal. Mantente con los pies a la anchura de los hombros y ambos a una distancia de 8-12 pulgadas (20-30 cm) de la pared. Coloca tu espalda contra la pared. Baja despacio deslizándote por la pared hasta que ambas piernas queden paralelas al suelo. Empújate hacia arriba de nuevo y estira tus rodillas. Realiza tres sets de 10 repeticiones. También puedes hacer sentadillas de pared colocando una pelota de ejercicios detrás de tu espalda. Una vez que consigas fuerza en las piernas con las sentadillas de pared, hazlas de pie mientras sostienes dos mancuernas ligeras y te fortaleces. Usa también una bicicleta de ejercicio para conseguir fuerza en tus piernas. Finalmente, no olvides tus tendones. Es importante equilibrar la fuerza tanto en los muslos como en los tendones. Para ellos, sostén dos mancuernas a tu lado. Dobla despacio tu tren superior hacia adelante sin doblar las rodillas. Baja todo lo posible y vuelve a levantarte.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles