Cómo mejorar la postura de hombros encorvados

Escrito por walter davis
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

Pasar horas en el escritorio doblado sobre la computadora hace difícil mantener una buena postura. Los hombros encorvados se producen cuando el cuerpo naturalmente empieza a encorvarse. Los hombros se mueven hacia adelante, se forma una curva en la espalda y en la columna y el abdomen sobresale. Esta postura no es atractiva. Puede arreglarse con un equipo ergonómico en la oficina y unos cuantos ejercicios sencillos de estiramiento.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una silla

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Cuando trabajes con la computadora procura que tu equipo de oficina sea ergonómico. Mantén tu espalda recta y alineada y no te dobles hacia adelante. Coloca la computadora frente a ti de forma que la parte superior del monitor esté 2 o 3 pulgadas por debajo del nivel de tus ojos estando sentado, según sugiere la Guía de Seguridad y Salud de la Universidad de Carolina del Sur.

  2. 2

    Evita posturas extrañas. Cuando estés sentado, mantén tu espalda derecha y firme contra el respaldo de la silla para evitar encorvarte. Recuerda relajar los músculos de los hombros. Mantén tus brazos a los lados y trabaja dentro de tu alcance.

  3. 3

    Ponte de pie paralelo a la pared. Presiona los omóplatos ligeramente contra la pared. Mantén la pequeña curvatura de tu espalda. Levanta tu barbilla de forma que esté paralela al piso. Quédate en esta postura durante 10 segundos y lentamente inhala y exhala. Repite si es necesario.

  4. 4

    Siéntate derecho en la silla con la espalda paralela al respaldo de la misma. Mira hacia adelante y extiende los brazos derechos. Mantén los músculos abdominales tensos; no te encorves ni permitas que tu estómago se hinche. Mueve tu barbilla hacia el pecho y contrae los músculos abdominales; lentamente exhala. Mientras lo haces, levanta lentamente tu barbilla y mira adelante.

  5. 5

    Siéntate en el borde de la silla y mantén tus pies ligeramente delante de tus rodillas. Conserva la espalda recta y los hombros rectos y no encorvados hacia adelante. Lentamente ponte de pie mientras mantienes tu espalda en posición erecta y luego siéntate. No pongas todo tu peso en la silla cuando te sientes. Continúa el ejercicio en grupos de tres series de 10 repeticiones.

  6. 6

    Siéntate en una silla y relaja tus omóplatos. Mantén tus manos en los muslos y lentamente mueve tus omóplatos hacia tu espalda. Conforme se muevan hacia atrás, el pecho naturalmente saldrá hacia adelante. Enfócate en realizar este ejercicio lentamente.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles