Cómo mejorar la rotación de las piernas en ballet

Escrito por dialogue queen | Traducido por susana lópez millot
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

El ballet es la forma de danza más exigente. Requiere flexibilidad, resistencia, equilibrio y un buen giro de piernas. Hay gente que este último lo tiene de forma natural, otros tienen que trabajarlo. Es esencial para una buena técnica de ballet ya que todo se origina y se desarrolla a partir de una adecuada rotación de tus piernas. Hay muchas formas de mejorarlo, sólo tienes que tomarte el tiempo para hacerlo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Pesas de tobillos
  • Mucho tiempo para practicar
  • Un espejo
  • Un compañero

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Siéntate en el suelo. Junta tus pies de forma que la parte inferior de tus pies se toque. Siéntate derecha, la columna recta, el cuello estirado, la barbilla levantada. Coloca una mano a un lado de tus piernas y presiona la pierna opuesta en tu rodilla. Trata de llevarla tan cerca del piso como sea posible. Cambia de lado. Luego coloca tus codos sobre tus piernas y presiona ambas piernas hacia abajo al mismo tiempo. Manténlas por 10 segundos. Repite esto tres veces.

  2. 2

    Apóyate en el suelo sobre tu espalda. Sube tus piernas derechas. Ábrelas tanto como puedas para que lleguen tan cerca del suelo como sea posible. Manténlas derechas siempre y sobre tus caderas. Pide a alguien que presione tus piernas por la parte interior durante 30 segundos. Suéltalas pero deja tus piernas afuera. Pide que te vuelvan a empujar otros 30 segundos. Repítelo 3 veces.

  3. 3

    Párate delante del espejo. Ponte de lado, para estar de perfil. Párate en la primera posición. Aprieta tu estómago y tus nalgas para que tu cadera se coloque de forma natural. Mantén esta posición por un minuto. Suelta los músculos y toma una respiración profunda. Aprieta tu estómago y tus nalgas de nuevo, manteniéndote durante un minuto. Trata de empujar tu pierna para que rote un poco más. Repite esto cinco veces, tratando de mejorar la rotación cada vez.

  4. 4

    Coloca las pesas en tus tobillos. Apóyate con tu espalda en el suelo y coloca tus nalgas contra la pared de forma que tus piernas queden derechas en el aire. Ábrelas. Empuja tus nalgas tan cerca de la pared como puedas. Mantén tus piernas sobre tus caderas. Deja que las pesas en tus tobillos hagan bajar lentamente tus piernas. Este ejercicio es doloroso. Tus caderas sufrirán pero tienes que mantenerlo durante 15 minutos cada vez para ayudar a tu rotación de la pierna. Hazlo una o dos veces al día.

  5. 5

    Vuelve a sentarte en la posición del paso 1, sentada en el suelo con los pies juntos. Ahora levanta tus talones tanto como puedas para que estos estén levantados y los dedos de los pies en punta tocando el suelo. Acuéstate sobre tu espalda. Presiona tu columna sobre el suelo apretando tu estómago. Coloca las pesas en los huesos de tu cadera para que estas se mantengan abajo. Pide a alguien que empuje tus rodillas hacia abajo mientras intentas levantar tus talones. Mantén esta posición 20 segundos. Repite 10 veces.

Consejos y advertencias

  • Practica diariamente, incluso cuando estás dolorida.
  • Masajea los flexores de tu cadera para aliviar la tensión.
  • No fuerces la rotación desde tus pies; tiene que venir desde tus caderas y muslos.

No dejes de ver

Referencias

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles