DESCUBRIR
×

Los mejores alimentos para hacer conservas

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Introducción

La elaboración de conservas de frutas, verduras e incluso carne es una manera fácil y económica para acceder a estos alimentos durante todo el año. Encurte alimentos como los pepinos, los huevos o la remolacha, o conserva los alimentos dulces como los duraznos, las moras y las calabazas. También puedes crear mermeladas y pastas, como mantequilla de manzana, salsa picante o jalea. Almacena tus alimentos en conserva en un ambiente fresco y accede a ellos durante todo el año, o utilízalos como obsequios para cumpleaños y celebraciones.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Ocra

Con su extraña forma y textura viscosa, la ocra puede ser un vegetal intimidante para cocinar. A pesar de su relativa falta de popularidad, las conservas de las vainas de los vegetales son buenas, especialmente cuando se almacenan en vinagre. Utiliza un refrigerio de ocra en vinagre para espesar sopas o guisos, o para añadirlo a la pasta fría, al huevo, o a la ensalada de papas.

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Tomates

Desde México hasta Italia y más allá, los tomates en conserva son útiles para diversos platos y comidas. Pela y conserva los tomates enteros, partidos por la mitad o picados. También puedes crear un simple puré de tomate o hacer una salsa de espagueti.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Calabaza

Las calabazas llegan una vez al año, y cuando lo hacen llegan a granel. Para acceder a las calabazas de un otoño al siguiente, elabora una conserva de la sabrosa calabaza y úsala como desees. La mejor forma de hacer una conserva de calabaza es picar la pulpa y guardarla en un preservante o crear un puré.

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Pepino

Los pepinos crujientes son uno de las alimentos más populares y fáciles para conservar. Utiliza pepinos enteros, rebanados en tiras o córtalos para crear trozos circulares. En cuanto a los sabores de encurtido, prueba salado, dulce o picante.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Mermeladas

La mermelada va bien con muchas cosas, desde panecillos y tostadas de desayuno hasta un clásico sándwich de mantequilla de maní y jalea. Para crear tu propia mermelada, toma una o dos de tus frutas preferidas, tales como fresas, mangos, arándanos o naranjas, y sigue una receta de mermelada o jalea. Espera a que la mermelada se enfríe, luego séllala bien y almacénala en un lugar fresco o en el congelador.

Eising/Photodisc/Getty Images

Remolacha

La remolacha es conocida por su sabor terroso, su color intenso y su textura carnosa. Para disfrutar de este cultivo durante todo el año, conserva las remolachas enteras, cortadas en cubos o en rodajas. La remolacha encurtida también es muy popular, y van bien con ensaladas, comidas abundantes y carnes rojas.

Photos.com/PhotoObjects.net/Getty Images

Huevos

Aunque la elaboración de huevos en conserva puede parecer extraña, este alimento rico en proteínas comúnmente es encurtido. Cómelos como merienda, rebánalos y colócalos en una ensalada o haz una ensalada de huevo salada como acompañamiento. También puedes agregar jugo de remolacha a la solución conservera para que los huevos adquieran un hermoso tono rojizo.

Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images

Duraznos

Probablemente ya has comprado duraznos en conserva en una tienda, pero la próxima vez que quieras disfrutar de esta dulce fruta, considera elaborar tus propias conservas. Para obtener los mejores resultados, escalfa los duraznos durante aproximadamente un minuto, deja que se enfríen, trózalos y luego envásalos en un recipiente con jarabe simple.