DESCUBRIR
×

Los mejores almuerzos ligeros para el trabajo

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Introducción

Empaquetar un almuerzo saludable, como un bocadillo de pavo, puede suponer una gran diferencia en tu dieta y en tu día. Aunque puede ser más fácil tomar un bocado rápido a la hora del almuerzo, realmente puede dañar a tu bolsillo (y a tu estómago) a la larga. En vez de eso, tómate unos pocos minutos por la mañana o la noche anterior para empaquetar un delicioso y nutritivo almuerzo ligero que te ayude a ahorrar dinero, permanecer dentro de tu dieta y mantenerte sano.

Martin Poole/Photodisc/Getty Images

Fruta y queso

¿Quieres un almuerzo ligero, sabroso y delicioso que te llene? Empaqueta una bandeja de fruta y de queso, y listo. Asegúrate de tener una buena variedad de quesos bajos en grasa y de frutas entre las que puedes elegir (como queso suizo, mozzarella y brie, uvas, fresas y pasa, por ejemplo). Pon algunas galletas saladas, y este almuerzo rico en carbohidratos y proteínas te mantendrá con energía durante la tarde.

BananaStock/BananaStock/Getty Images

Humus en pan de pita

Añade un sabor del Medio Oriente a tu almuerzo diario cuando empaquetes pita integral y humus. La pita integral te da carbohidratos sanos para mantenerte con energía durante más tiempo, y el humus (una pasta hecha de garbanzos machacados) proporciona un elemento bajo en calorías y rico en proteínas para tu almuerzo. Pon algo de espinacas, tomates cherry y pimentón dulce o cebolla roja para una dosis adicional de sabor.

Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images

Sándwich de ensalada de atún

Por supuesto, la ensalada de atún hecha con un montón de mayonesa no suena muy sana. Pero quita la mayonesa, sustitúyela por aceite de oliva extra virgen, o incluso por jugo de pepinillos, y extiéndela en pan integral, y con eso tienes un almuerzo saludable. El atún es rico en proteínas y en ácidos grasos omega 3, y es incluso conocido por potenciar el buen humor, ¡así que híncale el diente!

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Bocadillo de pavo

Anima tu sándwich diario empaquetando un ligero y sano bocadillo de pavo. Sólo usa pan integral de burrito y unas pocas tiras de pavo (mas todos los vegetales que desee tu estómago); es un almuerzo simple de hacer y delicioso de comer. Pon un poco de tu salsa baja en calorías favorita para añadir más sabor y algo de fruta, como arándanos o uvas, encima de todo.

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Pasta integral

Quizás pienses que la pasta no sirve para una comida saludable, pero puedes hacer un plato nutritivo si usas los ingredientes adecuados. Después de cocinar pasta integral, pon un poco de aceite de oliva y pimientos, y espolvorea queso parmesano bajo en grasa. Si quieres añadir algo de proteínas, pon unas pocas rodajas de pollo a la plancha.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Ensalada Tex-Mex

¿Quieres revolver la vieja rutina aburrida de la ensalada? Anímala con una receta inspirada en el Tex-Mex. Sobre espinacas o lechuga romana, vierte un poco de cada uno de los siguientes ingredientes: habichuelas negras, maíz, cebolla verde y pepino en dados. Finalmente, pon encima de todo un poco de salsa fresca en lugar de tu salsa de ensalada tradicional. Los sabores audaces parecen una indulgencia, pero las habichuelas y los vegetales proporcionan un incremento nutricional a tu comida.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Mini pizzas

La pizza puede no ser la primera cosa que te viene a la mente cuando buscas opciones saludables para el almuerzo, pero cuando preparas una desde cero (usando ingredientes saludables), puede ser un capricho nutritivo. Prueba extender algo de salsa de tomate baja en calorías y espolvorear un poco de queso mozzarella bajo en calorías sobre dos mitades de un panecillo integral. Pon encima tus vegetales favoritos y mételos al microondas para conseguir unas deliciosas y sanas mini pizzas.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Sopa y ensalada

¿Quieres que tu almuerzo ligero se mantenga simple? Simplemente combina sopa y ensalada para llenarte sin sobrecargarte. En la sopa, ve por la versión vegetal, como un rico gazpacho a base de tomate o una sopa simple de verdura. Añade una ensalada ligera llena de vegetales ricos en nutrientes, como el brócoli, los pepinos y los pimientos, y pon encima de todo un poco de salsa baja en calorías y en grasas.