DESCUBRIR
×

Las mejores combinaciones de colores para el hogar

Pixland/Pixland/Getty Images

Introducción

Cuando quieres darle un cambio de estilo a tu hogar, es muy probable que quieras dar un tono nuevo a las paredes, pero a partir de ahí debes saber combinar el resto de los muebles y la decoración para conseguir un conjunto armonioso y que no sea en absoluto discordante. A continuación encontrarás varias propuestas para un hogar que tenga colores combinados y armonizados.

Digital Vision./Digital Vision/Getty Images

Sala de estar en tonos fríos

Si bien hay colores azules vistosos y alegres, hay una gama de tonalidades azules que son más bien frías. No temas aplicar estos colores en tu sala de estar, ya que tonos como el aguamarina intenso dan sobriedad y nitidez. Combina con blanco en sofás, cuadros y cojines y obtendrás un conjunto elegante y no por ello menos acogedor.

Comstock Images/Comstock/Getty Images

Romanticismo en rosa

Hay quienes evitan el rosa por considerarlo un tono aniñado, lo cual no es así. ¿Por qué no te animas a pintar de un nostálgico rosa tu salón o sala de estar? Si quieres un estilo romántico, combina con blanco las cortinas y sofás y adornos en color palo de rosa y verde pistache. Si quieres añadir una nota alegre, incluye complementos (relojes, flores, jarrones) en rosa intenso y lucirá sensacional.

Ryan McVay/Photodisc/Getty Images

Totalmente cercano a la naturaleza

Los tonos en beige y tierra siguen teniendo una buena acogida en las salas de estar. Para que no luzca demasiado prolija, añade cojines en gris y negro, de preferencia en fibras naturales como lana o algodón: la tendencia ahora son las fundas de los cojines de punto grueso, que los hace sumamente acogedores. No olvides incluir plantas que armonicen el entorno. Como remate, los muebles en color avellana o con decapado en blanco, son ideales.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Una habitación contemporánea

Para las paredes, elige un tono en blanco o crudo. Si tu habitación es espaciosa, puedes también pintar una pared en un tono más intenso, pero de la misma gama de colores. Los muebles de madera en chocolate siguen causando furor, y para quitar la sobriedad de este tono, anímate por edredones con motivos animales o con grecas oscuras sobre fondo claro. Es válido si incluyes elementos decorativos en color verde seco para complementar el conjunto.

Comstock/Comstock/Getty Images

Anímate con un baño azul retro

Si bien la tendencia son los baños en color blanco o con muebles de madera oscura, si no quieres hacer una remodelación total de tu baño antiguo también puedes apostar por un nostálgico azul agua para las puertas, azulejos y mueble del lavabo, así como un azul desvaído en paredes. Combina con blanco y tendrás un conjunto retro y muy chic.

Siri Stafford/Photodisc/Getty Images

Tonos cálidos en una sala clásica

Si tienes una sala de líneas clásicas y un salón con revestimientos de madera, puedes optar por modernizarla con cojines vistosos. Usa el verde para dar vida al entorno, ya sean plantas, cuadros, vajilla o jarrones. En dado caso y si tienes mucho apego por tu sala, puedes retapizarla con una tela de tonos alegres, rojo, naranja y amarillo. Coloca una alfombra beige para no recargar el conjunto y listo.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Armoniza tonos sobrios con alegres

Escoge uno o dos elementos focales de tu sala de estar, que pueden ser la chimenea o un armario y en base a su estilo y colores, complementa el resto. En este caso, si bien las paredes son claras para evitar saturar la habitación, los muebles son de colores sobrios (café, negro, gris) y lo que da vida a la habitación son los coloridos cuadros, cojines y adornos de mesa. Incluso es válido que elijas una pared y la pintes de un intenso tono rojo o naranja para dar más vitalidad.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Distribuye el color y gana intensidad

Si tienes una habitación en tonos neutros e incluso una pared de tabiques o piedra, anímate a combinarla con naranja y azul. No temas a las texturas, puedes elegir un sillón anaranjado y liso acompañado de cojines o adornos también en naranja, con textura y relieves. Aquí, lo que hermana es el azul que sirve como un puente entre los tonos suaves y los intensos.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Blanco y negro, binomio perfecto

Lo maravilloso de esta combinación es que nunca pasa de moda. Puedes elegir un estilo netamente nórdico con uno que otro complemento en negro, o también optar por el estilo de la foto, puramente minimalista donde la ausencia de cuadros en las paredes le dan un punto focal. Los pocos muebles son de líneas estilizadas y el piso puede ser negro brillante o también puedes utilizar una alfombra blanca para un efecto más poderoso. Tú eliges.

NA/AbleStock.com/Getty Images

Combina colores oscuros con claros

¿Es posible tener una recámara elegante y a la vez acogedora? Claro que sí. A primera vista no parece que hay una gama de colores diferentes en la habitación, pero si observas bien, hay desde negro, pasando por rojo y verde, hasta blanco. Para que no quede un tanto "pesado", el blanco debe ir en los elementos principales, como piso, paredes y cama. El resto, en cortinas, cojines, mesillas y sillón: ¡te encantará!

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Mucha luz y color en tu habitación

Aquí la cama es la protagonista, ya que para empezar está situada en una esquina de la habitación. Los cojines en azul y verde dan pie para el resto de la decoración: las paredes son blancas, pero también puedes elegir un tono azul desteñido. Usa tu imaginación para decorar con dibujos o con elementos adheribles en azul intenso y diferentes tonalidades de verde. No olvides el tono café, que aunque discreto, se hace notar incluso en las ramitas del florero.

Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images

Nostalgia en violeta y azul

Si quieres un aire que te traslade a la campiña y que evoque una tarde lluviosa, las tonalidades en violeta, malva y azul son básicas. Combina con una nota de amarillo oro y beige en cortinas y paredes. El blanco ocupa un lugar principal en sofás para aligerar y armonizar las combinaciones. No olvides colocar flores silvestres en un florero o, incluso, naturaleza muerta para dar un toque personal.

Jen Siska/Lifesize/Getty Images

Alegría y colores intensos

Aunque hay quienes sugieren que la habitación de los niños debe ir en tonos pastel que les ayuden a relajarse, también puedes incluir colores vivos, sobre todo si también es su cuarto de juegos. Están de moda los grabados en paredes, ya sea papel pintado o puedes dibujar a mano alzada. No temas combinar rojo, verde, rosa, naranja o amarillo intenso, siempre y cuando elijas uno o dos como color principal y los demás, en complementos como juguetes, edredones, fundas de sillas y cajas para almacenar juguetes. Para suavizar un poco, elige una alfombra en tono neutro.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Un baño rústico muy actual

Si una de las paredes de tu baño, exceptuando la zona de la regadera, está hecha de tabiques, así déjala y conviértela en punto focal: coloca un bonito espejo redondo y a los lados, lámparas modernas. Suaviza la apariencia tosca de los ladrillos con pintura tonos tierra y combina con tonos naranja mate en paredes opuestas. Para una mejor combinación, elige un lavabo en mármol veteado en tonos ocre y amarillo para un efecto único.

Comstock/Comstock/Getty Images

Un baño con un toque náutico

Una manera sencilla de dar un toque especial a un baño blanco, es combinándolo con sutiles franjas azules. Utiliza azulejo blanco o de color azul muy pálido en la parte baja de las paredes, que además te facilitará la limpieza, y papel tapiz con franjas azules y blancas en la parte superior. Si tu baño no es tan ventilado, utiliza pintura con base de aceite y pinta franjas de no más de 5 cm de ancho, prolongándolas hasta el techo para darle mayor altura y profundidad a tu baño. Complementa con accesorios en blanco o bien, marinos. ¡Lucirá magnífico!