Las mejores formas de impermeabilizar botas de trabajo

Escrito por laurel cleary | Traducido por mike tazenda
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Las mejores formas de impermeabilizar botas de trabajo
Impermeabilizar prolonga la vida útil de las botas de trabajo. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

Las botas de trabajo están adaptadas a las condiciones normales de los lugares industriales en los que se usan normalmente. Deben ser duraderos e impermeables. El cuero, la elección común para este tipo de botas, es cómodo, brinda soporte, respira y repele naturalmente el agua. La repelencia al agua del cuero se puede incrementar con el uso de productos impermeabilizantes. Al impermeabilizar las botas, se evita que el agua se absorba por los poros del material, evitando que las botas se estiren, se debiliten, se encojan y se rajen. El proceso se debe repetir periódicamente para mantener su efectividad.

Otras personas están leyendo

Proceso de curtido del cuero

El cuero es piel de vaca, caballo, cerdo, cabra u otro animal, que ha sido "curtida". El curtido involucra remover el pelo y la grasa del cuero, y añadir un tanino para hacer que la piel sea fuerte, flexible y resista el deterioro. El tanino era originariamente un extracto de corteza de árbol, pero hoy en día se usan sales de cromo para tal fin. Curtir el cuero le da cierta resiliencia, sin embargo, su vida útil se puede incrementar aún más si se le da el cuidado apropiado luego del proceso de curtido.

Botas de trabajo nuevas

Las botas de trabajo nuevas a menudo se cubren con glicerina o cera de carnauba en la fábrica para mantener su buen aspecto hasta el momento de su venta. La capa se debe remover antes de aplicar una capa de impermeabilizante adicional. Puedes desgastarla usando las botas de cuatro a siete días en la casa, o puedes lavarla inmediatamente con agua y jabón. La aplicación de una capa fina de acondicionador de cueros en esta etapa ablanda el material y lo prepara para el proceso de impermeabilización.

Limpieza

Antes de impermeabilizar tus botas de trabajo, necesitas limpiarlas. Quita los cordones y límpialas de lodo y suciedad con un trapo húmedo y frío. Frota las botas con un cepillo suave y un agente limpiador de base agua, prestando especial atención a las costuras. Enjuaga completamente las botas en agua fría, llénalas con bollos de papel de periódico y deja que se sequen a temperatura ambiente en un sitio con buena circulación de aire.

Acondicionamiento

El cuero es como la piel humana: si no se le aporta humedad, se seca y se vuelve rígido y quebradizo. El aceite lubrica las fibras del cuero, manteniéndolo suave. Un poco de aceite logra su cometido, pero si aplicas demasiado, taparás los poros del cuero y éste no podrá respirar. La fuerza tensora de las fibras se debilita, lo cual lleva a un cuero estirado, pegajoso, resquebrajado o roto. Asegúrate de no usar aceite mineral o aceites derivados del petróleo, ya que dañan el cuero. Es mejor el uso moderado de aceite Neastfoot o sebo. Los aceites acondicionadores normalmente oscurecen el cuero, pero en una bota de trabajo, ésto no es motivo de preocupación. Aplica acondicionador con un trapo limpio o un cepillo sobre toda la superficie de la bota, especialmente en las costuras, y déjalo secar.

Impermeabilizado

Las botas normalmente se impermeabilizan de dos maneras distintas. Un método es el tratamiento del cuero y las costuras. El otro es aplicar una membrana impermeable respirable que se coloca entre el cuero y el forro interior. El método que uses afecta al tratamiento posterior que deberás darle a las botas. Las botas cuya superficie haya sido tratada deben impermeabilizarse con uno de estos tres productos: un aceite pesado como Neastfoot o aceite de visón, una cera como la de abejas, o un líquido o aerosol siliconado. Las botas con membranas impermeables deben ser acondicionadas, pero no se deben volver a impermeabilizar con ningún otro producto que no sea Neastfoot o aerosol de silicona para mantener la respiración del cuero. Los aceites y ceras se aplican en una capa delgada y uniforme, con un trapo limpio o cepillo. Las ceras requieren que el calzado se caliente antes de la aplicación para que ésta sea más líquida y se absorba en la medida en que se enfría, lo cual forma un sellado fuerte. La silicona se puede aplicar en forma de líquido o como un rocío. Los productos comerciales pueden mezclar más de uno de estos ingredientes para combinar sus beneficios.

Nuevos desarrollos

Los investigadores de la Universidad de Dakota del sur están experimentando con el uso de dióxido de carbono líquido para mejorar las cualidades impermeables en el proceso de curtido del cuero. El profesor asociado Douglas Raynie explica que esperan poder impregnar el cuero con un agente impermeabilizador, en lugar de simplemente cubrir su superficie, de manera tal que el cuero repela el agua por un período de tiempo mayor. "El dióxido de carbono" -explica- "actuaría como el portador para transportar el agente impermeabilizante". Si ésto llega a ser posible, ahorraría mucho tiempo al trabajador típico que debe cuidar de sus botas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles