Los mejores métodos para recalentar la pizza sobrante

Escrito por zora hughes | Traducido por ana pérez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Los mejores métodos para recalentar la pizza sobrante
La pizza sobrante puede tener el mismo sabor que la pizza nueva con un recalentamiento adecuado. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Aunque a algunas personas les puede gustar la pizza fría, si quieres disfrutar tu porción de sobra de la misma manera que cuando te la enviaron, debes volver a calentarla. Aunque recalentar suena lo suficientemente simple, no puedes arrojar la porción en el microondas y apretar un botón. Sin el calentamiento adecuado, la pizza quedará dura, demasiado gomosa e incomible. Además del microondas, puedes recalentar la pizza en el horno, en la estufa y hasta en la parrilla, siempre que sigas algunas indicaciones.

Otras personas están leyendo

Horno convencional

Calentar la pizza en el horno es una de las maneras más comunes de recalentar la pizza efectivamente. En un horno precalentado a 400 grados F (204.44 grados C), coloca la pizza sobre una bandeja de hornear forrada con papel de pergamino. El papel de pergamino evita que la pizza se adhiera a la fuente y también mantiene la corteza crocante. La pizza solo necesita estar en el horno durante aproximadamente seis minutos, o hasta que se caliente por completo. Además del papel de pergamino, la pizza también puede recalentarse en el horno con papel de aluminio resistente. Duplica el papel de aluminio para que quede aún más resistente.

En el microondas o en el horno para tostadas

Calentar pizza en el microondas puede ser algo desastroso si no se hace bien. Para obtener mejores resultados, una combinación de tiempo en el microondas y en el horno para tostadas hará que la pizza quede casi como cuando estaba recién hecha. Solo coloca la pizza en el microondas durante no más de 20 segundos o el tiempo suficiente para recalentar la porción. Si pintas la masa con manteca derretida se mantendrá blanda y no se endurecerá en el microondas. Después del calentamiento rápido, coloca la pizza en el horno para tostar calentado a 350 grados F (176,66 grados C) durante cinco a 10 minutos. Este horno hará que la corteza quede crocante y terminará de calentar la porción.

En la estufa

Cuando se calienta sobre una fuente cubierta sobre la estufa, la pizza vuelve a la vida lentamente. Para obtener mejores resultados, solo añade suficientes porciones para que quepan cómodamente y así asegurarte de que el calor se distribuya de una manera uniforme. Usa una fuente antiadherente y no te molestes en agregar aceite ni espray de cocina. Calienta la pizza sobre la fuente a fuego medio sobre la estufa durante aproximadamente 30 minutos. Esto permite que se pierda solo una cantidad mínima de agua. El vapor que se genera al estar la fuente cubierta ayuda a ablandar y a recalentar el queso y los demás condimentos.

Parrilla

Las parrillas pueden hacer más que solo cocinar hamburguesas y otras parrilladas. También puedes usar tu parrilla al exterior o de la cocina para recalentar la pizza. Simplemente envuelve la sobra en papel de aluminio y colócala en la parrilla precalentada. El papel de aluminio ayudará a mantener la humedad en la pizza. Una vez que la porción esté bien caliente, quítale el papel de aluminio y colócala directamente sobre la parilla para que la parte de abajo quede crocante. Pintar la masa con aceite de oliva le dará más sabor y ayudará amantenerla húmeda. La pizza debería colocarse sobre la parrilla lejos del fuego directo para evitar que se queme la parte de abajo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles