Menopausia a los 44 años

Escrito por april khan | Traducido por natalia pérez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Menopausia a los 44 años
La menopausia es una etapa de la vida de toda mujer. (gracey/morguefile.com)

Pasar por la menopausia, sobre todo las primeras etapas, a los 44 años es un fenómeno normal. De hecho, las mujeres ya a fines de los 30 años de edad comienzan a sentir los efectos de la menopausia inminente. Esta etapa se denomina perimenopausia o la transición a la menopausia. La menopausia es una transición natural de sus años fértiles, y de ninguna manera se considera una enfermedad.

Otras personas están leyendo

¿Qué es la menopausia?

La menopausia es la etapa que atraviesan las mujeres después de que ya no pueden ovular o tener un ciclo menstrual. Es provocada por la disminución de los niveles de la hormona femenina estrógeno. El estrógeno es responsable de la ovulación y el funcionamiento básico de ovario. Una vez que este nivel es suficientemente bajo, la ovulación y la menstruación se detienen por completo. Esto por lo general ocurre entre las edades de 45 y 55 años, pero para algunas mujeres, la menopausia puede comenzar antes de esto. Esto se conoce como menopausia prematura. La mayoría de las mujeres pasan por una transición de dos a ocho años en la menopausia, llamado perimenopausia, que también puede ocurrir a los 40.

Señales y síntomas

Algunas mujeres tienen poca o ninguna molestia durante la menopausia, y otras tienen gran malestar. Los síntomas más comúnmente experimentados de la menopausia son los sofocos, sudores nocturnos, latidos corazón fuertes o acelerados, enrojecimiento de la piel e insomnio. Los síntomas menos comunes incluyen la disminución del deseo sexual, disminución de la estimulación sexual, sequedad vaginal, pérdida de orina, falta de memoria, cambios de humor, irritabilidad, depresión y ansiedad. Durante la perimenopausia, la mujer puede experimentar algunos de los mismos síntomas, junto con ciclos menstruales irregulares causados ​​por la reducción de los niveles de estrógeno.

Diagnóstico y análisis

El diagnóstico de la menopausia se realiza mediante análisis de sangre y de orina que se utilizan para medir los niveles hormonales. Algunas de las hormonas estudiadas son estradiol, la hormona folículo-estimulante (FHS) y la hormona luteinizante (LH). Todas estas hormonas trabajan juntas para ejecutar todos los aspectos de su ciclo menstrual. Además de estas pruebas, su médico le hará un examen pélvico, el cual indicará los cambios en la vagina. Cambios vaginales, como sequedad y adelgazamiento de la mucosa son causados ​​por bajos niveles de estrógeno.

Opciones de tratamiento

Si estás en la perimenopausia, y aún así tienes un ciclo menstrual, se puede ofrecer el uso de anticonceptivos orales (píldoras anticonceptivas) para regular el ciclo, limitar los síntomas asociados con la disminución de los estrógenos y prevenir el embarazo. Para las mujeres que ya no tienen un ciclo menstrual, se le puede ofrecer la terapia de reemplazo hormonal (TRH). Esta terapia se utiliza para regular los niveles de estrógenos con el fin de evitar algunos de los síntomas que se asocian con el desequilibrio hormonal. A las mujeres que no han tenido una histerectomía se les puede ofrecer el uso de la progesterona de reemplazo junto con HRT. Esto se llama terapia de reemplazo hormonal combinada. El uso de terapia de reemplazo hormonal puede aumentar el riesgo de cáncer de mama, ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y coágulos de sangre. Para reducir estos riesgos, puedes solicitar el uso de una crema de estrógeno en lugar de una pastilla y programar exámenes frecuentes pélvicos y citologías vaginales, así como exámenes de los senos.

Consideraciones especiales

Durante la menopausia, algunas mujeres tienen cambios de humor y depresión. Estos pueden ser tratados con antidepresivos tales como paroxetina (Paxil), venlafaxina (Effexor), bupropión (Wellburtin) y fluoxetina (Prozac). Además, puedes experimentar sangrado posmenopáusico y en pequeñas cantidades (manchado), generalmente no es algo de qué preocuparse, pero en algunos casos puede ser señal de problemas de salud. Hablar de ello con tu médico es la única manera de estar segura de si este fenómeno es normal.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles