Cómo mentir de manera convincente

Escrito por jason belasco | Traducido por mayra cabrera
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo mentir de manera convincente
Mentir o no mentir. (lie or not lie? image by Slyadnyev Oleksandr from Fotolia.com)

Si hay una cosa que sabemos aquí en eHow, es a detectar mentirosos. Dos de nuestros escritores trabajaron para la CIA de 1994 a 1997 y un tercero ganó el Premio Nacional de Literatura de no Ficción por su libro de 1998 "El arte del engaño: cómo detectar a un mentiroso" Un cuarto escritor, un profesor de medio tiempo en comunicación no verbal de la Universidad de Stanford, recibió recientemente un Premio Emérito para la instrucción de pregrado sobresaliente.

Por cierto, todo lo del párrafo anterior es una mentira. Ahora bien, es posible que nos hayas atrapado desde el principio, porque sabes que nuestros artículos ingeniosamente escritos a menudo comienzan con un poco de humor o ironía. Pero el párrafo anterior sirve más que para entretener; es instructivo ya que utiliza algunas técnicas que son esenciales para el arte de mentir convincentemente. Aprende estas técnicas y serás capaz de engañar con lo mejor de ellas.

Antes de divulgar ningún secreto, sin embargo, debemos jugar a ser el Yoda de tu joven Jedi: por favor, utiliza los conocimientos que te impartimos para bien y no para mal. Nuestras técnicas no están destinados a ser utilizados cuando estás en el banquillo de los testigos, ni deben utilizarse para robar o dañar a otros. Por el contrario, nuestros métodos se debe aplicar la defensiva: por ejemplo, si sabes que alguien te está mintiendo - por así decirlo, un mecánico que te dice que te está cobrando un precio justo - y mentirle de vuelta es la única manera de aclarar las cosas. Dicho esto, sigue leyendo y aprende a mentir como el sucio mentiroso que eres.

Otras personas están leyendo

Ten tan poco contacto previo con el objetivo como sea posible

Evita mentir a las personas que conocen tu "comportamiento de referencia".

Muchos años de investigación han demostrado una cosa: es muy difícil saber si alguien está mintiendo, a menos que tengas una revelación previa a su comportamiento normal. ¿Qué es una referencia? Es la parte posterior de la caja en una cancha de tenis. ¿Cuál es el comportamiento de referencia? Es tu forma de actuar cuando no estás mintiendo. Ya sabes: el modo en que sueles actuar: la manera en que hablas y te comportas cuando tienes una conversación casual en la que no está ocurriendo ningún intento de engaño .

Entre mayor sea el número de interacciones que el blanco de la mentira ha tenido contigo, más familiarizado estará con tu comportamiento de referencia. Debido a que sabe cómo sueles actuar, va a presionarte sobre la veracidad de tus declaraciones y en última instancia es probable que se dé cuenta que mentiste. Esta es la razón por la que el viejo dicho que dice "un mentiroso nunca te mira directamente a los ojos" es una tontería. Si la persona no suele mirar a la gente a los ojos, como parte de su comportamiento normal de no mentir, bien puede mirar a los ojos cuando esté mintiendo. Ésto sería un cambio de su comportamiento inicial. Muchas otras pequeñas pistas que han facilitado todos los vejestorios en el Shady Pines (por ejemplo, los mentirosos hablan rápido, sus ojos se mueven alrededor, o se aclaran con frecuencia la garganta) también son bastante inútiles por esta razón: si los viejos realmente sabían cómo detectar un mentiroso, nunca habrían sido engañados con esas locas estafas telefónicas todo el tiempo. No importa lo que alguien hace cuando miente; sólo importa si ese comportamiento es diferente de cómo actúa normalmente.

Es más fácil mentir a la gente que no te importa.

Hay otra justificación importante para tener el menor contacto con el blanco como sea posible: es más fácil mentir a la gente a la que te importa un comino. Para entender por qué, considera esto: muchos estudios han demostrado que es relativamente fácil mentir a alguien por teléfono, ya que el sentido de conexión personal es muy pequeño. No puedes verlos, no te pueden ver. Como resultado, es menos probable que te sientas culpable y, por tanto, poder dar pistas visuales que se desvíen de tu comportamiento inicial. Si estás más cerca de la persona físicamente, puedes tener una mayor conexión personal. Por consiguiente, es más probable que algo se te "escape" (revelar de alguna manera que estás involucrado en una conducta engañosa).

El mismo razonamiento se aplica a estar psicológicamente cerca de una persona. Piensa en ello. Si tratas de mentir a tu novia o novio, existen numerosas presiones psicológicas (pensarás en lo que pasará si te pillan, o te sentirás culpable por mentirle a alguien que te importa), y que será más difícil enfocarte en imitar tu comportamiento inicial. Confía en nosotros: probablemente algo se te escapará por algún lado (en todos los sentidos de la palabra). Este fenómeno se conoce como "remordimiento del mentiroso" y por lo general es a lo que se refiere la gente cuando dicen que un mentiroso "quería ser atrapado."

Entonces, ¿cómo saber si esto te ayudará a tu habilidad para mentir bien? La respuesta es la siguiente: si vas a mentir, trata de mentir a alguien que no te conozca muy bien. Estarán menos familiarizados con tu comportamiento inicial y será menos probable que ellos te importen. En el caso de que tengas que mentir a un amigo cercano, un familiar u otro ser querido, prueba este truco: miente a alguien que no te conoce tan bien y déjalo que pase el mensaje. Si eso no es posible, entonces debes dominar realmente todo lo que digamos a partir de ahora.

Práctica

Los actores son mejores para mentir convincentemente que los que no lo son. Ésto se debe a que los actores tienen más experiencia en la improvisación. Por la misma razón, practica tus mentiras para hacerlas más eficaces. Si ya has practicado tu historia, cuando llegue el momento de mentir no tendrás que preocuparte acerca de lo que vas a decir. En lugar de ésto, puedes dedicar más capacidad intelectual para el mantenimiento de tu comportamiento inicial, en lugar de pensar en una excusa. Basta pensar en la proverbial del vendedor de coches usados​​. Él utiliza la misma rutina en cada idiota; por ejemplo, está perdiendo dinero en la transacción, tiene que hablar con su jefe, o podría ser despedido por dar un coche tan barato. Ha practicado tanto que podía contar su historia en su sueño.

La práctica también nos permite tomar distancia psicológica de nuestras mentiras. Dejamos que nuestro cerebro vaya en piloto automático pero en realidad nos olvidamos que estamos contando una mentira. Mentir deliberadamente es muy difícil para el cerebro. Cualquier cosa que haga que el trabajo del cerebro sea menos estresante causa menos angustia mental y la práctica segura le da al cerebro menos de qué preocuparse.

Por último, la práctica le da a uno la confianza y la confianza es un buen indicativo de si alguien está diciendo la verdad. Si una persona de repente parece menos confiada en lo que está diciendo (posiblemente porque está tratando de eludir la verdad), debes desconfiar.

Usa los detalles

En el libro de Paul Ekman "Decir mentiras: indicios del engaño en el mercado, la política y el matrimonio", Ekman ofrece varios estudios que apoyan la afirmación de que, entre más detalles tenga una historia, es más probable que alguien se la crea. ¿Porqué? Porque los detalles no son fáciles de construir en el momento mientras mantienes tu comportamiento de referencia. Por lo general, si tienes que preocuparte por construir los detalles, te olvidarás de mantener tu comportamiento inicial, y comenzarás a flaquear: te tropiezas, te pones nervioso, sonríes y así sucesivamente. Así que todos solemos desconfiar de historias que son ligeras en los detalles. Y ya que todos estamos acostumbrados a escuchar mentiras sin detalles, ésta es una de las claves principales que utilizamos para averiguar si alguien está diciendo la verdad o no. Entonces, ¿cuál es la respuesta? Dilo con nosotros: ¡utiliza los detalles!

Entendemos que el argumento contrario: si no das detalles, te estás comprometiendo a menos información concreta y no querrás quedar atrapado en tu mentira. Ah, pero imagina la situación siguiente: pregunta a tu novio dónde ha estado durante las últimas 4 horas. ¿Qué respuesta le creerías?

A. Afuera. Con mis amigos.

B. Fui con Bill y Bob para ver la cinta de "Austin Powers 3:. Dr. Mojo" de las 7 pm.

La respuesta instintiva es creer en la opción B. Es menos evasiva. Así que si quieres ser un buen mentiroso, utiliza los detalles para hacer tu historia creíble, especialmente los detalles descartables que no son necesariamente relevantes. Piensa en la forma en que cuentas una historia normal. Tejes los pequeños detalles que no necesariamente se relacionan, pero que son interesantes. En el mismo sentido, una buena mentira usará detalles, algunos necesarios y otros no, para que la historia parezca natural y completa.

Por supuesto, para evitar quedar atrapado en tu detallada mentira, debes tener en cuenta cuatro cosas. En primer lugar, tus detalles deben ser ensayados y memorizados antes de tiempo (ver paso 2). En segundo lugar, debes mantener tus detalles en la memoria activa durante un período razonable después de mentir. (Por lo tanto, antes decirle al otro día a tu novia, "¡No puedo esperar a ver 'Austin Powers 3'. Escuché que está divertidísima! "= muy malo). En tercer lugar, incluye muchos detalles verificables ("estaba molesto porque las palomitas de maíz en el cine estaban rancias"). Por último, en cuanto a los detalles que des sean falsificables, debes asegurarte de que las personas que podrían evidenciarte (es decir, Bill y Bob) estén al tanto de la mentira y te respalden. Hey, nunca dijimos que esto de mentir fuera fácil.

Cree en tus mentiras

Un reconocido filósofo americano llamado George Costanza una vez opinó: "No es realmente una mentira si crees en ella". Georgie Boy no tenía idea de cuánta razón tenía. El cerebro humano es un órgano absolutamente increíble, capaz de increíbles cantidades de racionalización. Si de alguna forma puedes convencerte a ti mismo de que estás diciendo la verdad, por lo que tu psique se refiere, no eres un mentiroso. Como resultado, no habrá ninguna desviación de tu conducta inicio, no habrá escapes, ni remordimiento del mentiroso ni pequeñas pistas que dar. Debido a que crees que estás diciendo la verdad, te parecerá que estás diciendo la verdad.

"¿Eh?" dices. Tenemos dos respuestas: (1) Deja de decir "¿eh?" mientras estamos hablando, y (2) un ejemplo aclarará las cosas.

Digamos que un posible empleador te pregunta si alguna vez has fumado marihuana y por poner un ejemplo, fumaste ayer marihuana. ¿Cómo puedes mentir convincentemente?

Si te dijiste a ti mismo esto: "El propósito de la marihuana es para drogarse. Sólo puedes drogarte si la inhalas. Así que alguien realmente "fuma" marihuana cuando la inhala. Yo no la inhalé. Por lo tanto, me siento cómodo diciendo que no 'fumé' marihuana". Cuando ese potencial empleador te pregunta si alguna vez has "fumado" marihuana, puedes darle una respuesta fácil: "No", porque realmente crees que no lo hiciste. Así que eres libre (¡y aún eres elegible para ser presidente de nuestro gran país!).

Veamos otro ejemplo del propio maestro de la mentira: la declaración de Bill Clinton donde menciona que "no tuve relaciones sexuales con esa mujer". Según su testimonio, "relaciones sexuales" requieren de un disfrute de ambas partes y ya que Mon hizo todo el disfrute, se sentía cómodo al sostener que no tuvo relaciones sexuales con ella. Incluso si eres republicano y crees que la explicación de Slick Willy es una mentira, captaste el punto: si puedes de alguna forma convencerte de que estás diciendo la verdad, todos los indicios psicológicos y fisiológicos de la mentira desaparecerán, y estás totalmente libre.

Para recapitular: recuerda lo que has aprendido.

  1. Ten el menor contacto con el objetivo como sea posible. Si se trata de una persona al azar en el teléfono haciendo una encuesta, no tendrás ningún problema al mentir. Si la persona estaba a la puerta, será un poco más difícil de mentir, pero probablemente serás capaz de hacerlo (a menos que fuera una de las Niñas Exploradoras). Si fuera tu hermano a la puerta, todo cambiaría. Te importa lo que tu hermano piensa; tu hermano conoce bien tu comportamiento de referencia y sería difícil para ti contarle a la cara una historia sin sentirte un poco mal. Si un policía se encontraba a tu puerta, también podrías tener problemas para mentir. Es cierto que no conoce su comportamiento de referencia, pero seguro te importa lo que piensa ya que sería una enorme presión sobre tu psique parecer tranquilo, sería difícil centrarte en mantener tu comportamiento de referencia.

  2. Practica. Cuando el Oficial Lockemup esté de pie delante de ti, analizando tu comportamiento nervioso, tu historia bien practicada historia de cómo no fumaste marihuana porque va en contra de tu religión está almacenada de forma segura en su cerebro. Ahora, cuando llegue el momento de hablar, te sentirás seguro, cómodo y menos propenso a sudar locamente.

  3. Usa detalles. Los más de 130 kg de peso de Lockemup están de pie delante de ti, preguntando si fumas marihuana. Tu respuesta no es: "no, va en contra de mi religión". Tu respuesta es "no, soy un miembro de los Adventistas del Duodécimo Día, y está estrictamente prohibido por nuestro Dios ingerir ningún tipo de humo a base de plantas. ¿Le gustaría asistir a una reunión de oración mañana a las 4 am?" OK, esto es un poco ridículo, pero ya pescaste la idea.

¡Y ahí lo tienes! Ahora ya sabes todo lo que es necesario para ser un gran mentiroso. Sal y conviértete en el mejor maldito abogado que puedas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles