Métodos de congelación de quesos

Escrito por maryelser kinmore | Traducido por elizabeth garay ruiz
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Métodos de congelación de quesos
Congelar el queso es una manera sencilla de almacenar cualquier cantidad extra del mismo.

Si tienes queso en tu refrigerador que no consumirás muy pronto, no lo malgastes. Quizás encontraste una oferta en la tienda o vas a ir de viaje y estás preocupada por la caducidad del queso para cuando regreses. Congelarlo es una manera sencilla de almacenar cualquier cantidad extra de queso sobrante en tu refrigerador y mantenerlo fresco durante más tiempo.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Papel encerado
  • Rallador
  • Cuchillo
  • Hoja para hornear
  • Bolsas con cierre hermético

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Selecciona los quesos que no tengan bordes rotos o secos. El queso con grietas se hará añicos cuando se descongele.

  2. 2

    Rebana o ralla el queso. También lo puedes cortar en cuadrados o cubos de 1 libra (450 g).

  3. 3

    Coloca las rebanadas de queso entre piezas de papel encerado. Esto mantendrá las rebanadas sin pegarse una a otra. Coloca el papel encerado en un papel para hornear y después coloca una capa de queso rallado en el papel encerado.

  4. 4

    Coloca el queso rallado en el congelador y déjalo hasta que casi se congele. Toma la hoja para hornear fuera del congelador y coloca el queso rallado en una bolsa con cierre. Saca todo el aire de la bolsa y séllala, después colócala en una bolsa con cierre más grande.

  5. 5

    Envuelve el queso muy apretado en papel plástico y colócalo en la bolsa con cierre. Vas a querer que el queso conserve la humedad, como todo alimento que congelas, para mantener bajas las posibilidades de quemaduras por frío.

  6. 6

    Coloca el queso en el congelador hasta que lo necesites. Coloca las bolsas de queso en el congelador. Descongela en el refrigerador hasta que lo vayas a usar.

Consejos y advertencias

  • Algunos quesos se congelan mejor que otros. Los quesos duros son los mejores y es mejor aún si están bien rallados, aunque al descongelarse pueden estar desmenuzados. Los quesos duros descongelados saben mejor si se emplean como cubiertas o se cocinan.
  • Algunos quesos duros son cheddar, colby y gouda y quedan bien congelados o en el refrigerador. Pueden congelars de 3 a 6 meses.
  • Los quesos suaves, como mozzarella, deben congelarse en sus paquetes o deben estar firmemente envueltos en papel aluminio. Estos quesos solo pueden congelarse hasta por un mes. Los quesos como el ricotta se pueden desmenuzar al descongelarlos. Este tipo de quesos se puede solidificar batiéndolo con un batidor.
  • En ocasiones puede aparecer moho en el queso. Cuando esto ocurre, corta los trozos con moho para que no se esparza al resto del queso. El resto de ese queso se puede comer.
  • La textura a veces se tiene que sacrificar cuando se congelan, pero el sabor permanecerá.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles