Cómo minimizar el dolor del hormigueo en los dedos de los pies

Escrito por rick suttle Google | Traducido por maría j. caballero
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo minimizar el dolor del hormigueo en los dedos de los pies
Cómo minimizar el dolor del hormigueo en los dedos de los pies. (Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images)

El dolor del hormigueo en los dedos de los pies puede ser causado por numerosas condiciones, incluyendo una hernia de disco lumbar, la estenosis de la columna vertebral, la tendinitis, la artritis, la diabetes o incluso los problemas cardiovasculares. Pero el hormigueo suele ser un signo de la compresión del nervio ya sea desde un tendón inflamado, un cartílago degenerativo o un disco entre las vértebras en la espalda baja. Lo mejor es consultar con tu médico para obtener un diagnóstico adecuado, pero el hormigueo por la compresión de un nervio generalmente se trata con reposo, inmovilización, hielo, calor, medicamentos y ejercicio.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Aparato ortopédico para el pie o la espalda
  • Ibuprofeno (Advil, Motrin) o naproxeno
  • Bolsa de hielo
  • Almohadilla eléctrica
  • Suplemento de Omega 3 o EFA (ácidos grasos esenciales, por sus siglas en inglés)
  • Suplemento de glucosamina-condroitina
  • Multivitaminas con minerales

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Reducir al mínimo tu dolor por el hormigueo de los dedos de los pies

  1. 1

    Evita estar de pie todo lo que sea posible y descansa por unos días. Usa un aparato ortopédico para el pie o la espalda dependiendo de la naturaleza de tu condición.

  2. 2

    Toma dos pastillas de ibuprofeno o naproxeno cada cuatro a seis horas durante todo el día. Sigue tomando uno de estos medicamentos todos los días hasta que los síntomas hayan disminuido o hayan desaparecido. Si el dolor por el hormigueo no mejora después de algunos días de tratamiento, consulta a tu médico. Te puede recetar un medicamento más fuerte como Pamelor, Endep o Elavil. Usa estos medicamentos según las indicaciones.

  3. 3

    Pon hielo en una bolsa de hielo y amárrala alrededor de tu pie o contra tu espalda. Comprime el hielo directamente sobre la fuente del dolor durante 15 a 20 minutos. Repite cada tres o cuatro horas mientras estés despierto. Una vez que la hinchazón inicial y el dolor haya disminuido, aplica una compresa caliente en el pie o en la espalda durante 15 a 20 minutos varias veces al día. Sigue usando la almohadilla térmica diariamente para minimizar o eliminar el dolor por el hormigueo en el dedo.

  4. 4

    Toma dos tabletas de glucosamina-condroitina diariamente. Toma una multivitamina con minerales todos los días. Además, toma un suplemento de omega 3 o ácidos grasos esenciales a diario.

  5. 5

    Estira el pie hacia adelante y mantén esta posición durante 15 a 30 segundos; luego dobla el pie hacia atrás y estíralo durante 15 a 30 segundos. Haz tres repeticiones totales. A continuación, siéntate en una silla descalzo y coloca ambos pies en el suelo. Lentamente levanta los dedos del pie y mantén esa posición durante 15 a 30 segundos. Bájalos de nuevo y repite el movimiento 10 veces. Si tu espalda también está sufriendo, túmbate en el suelo con las rodillas hacia arriba y presiona suavemente la zona lumbar contra el suelo. Mantén esa posición durante dos a cinco segundos y luego relájate. Haz 10 repeticiones.

Consejos y advertencias

  • Si tienes un problema circulatorio, el omega 3 o los ácidos grasos esenciales se cree que ayudan a limpiar las venas y los vasos sanguíneos de la grasa y la placa. Los ácidos grasos esenciales generalmente contienen omega 3, así como otros aceites de pescado, que son las grasas saludables. Cualquiera de estos suplementos puede ayudar a mejorar la circulación. La glucosamina-condroitina ayuda a reconstruir el cartílago existente y a aumentar los líquidos sinoviales para la tendinitis o artritis. Los ejercicios de estiramiento pueden ayudar a aumentar la flexibilidad y la movilidad en los dedos del pie o la espalda. El ejercicio también promueve el flujo sanguíneo que lleva el oxígeno y los nutrientes a las áreas lesionadas. Estos nutrientes son esenciales para la curación de tu dedo del pie o los problemas de la espalda.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles