Moda: principio de placer, no de tortura

Escrito por malina saval | Traducido por alejandra medina
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Puedes ser un esclavo de la moda, pero no tiene que doler

Moda: principio de placer, no de tortura
La moda del siglo XXI es decididamente más amigable para quienes la usan. (Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images)

Los diseñadores constantemente buscan nuevas formas de crear ropa que luzca bien, se sienta bien y funcione en las vidas de las mujeres.

— Mary Alice Stephenson, experta en estilo y comentarista de moda.

Antes las mujeres eran quienes literalmente sufrían por la moda. Sus cavidades torácicas se aplastaban dentro de un corsé del siglo XIX. Estas prendas con cordones eran tan restrictivas que atrofiaban el desarrollo de los órganos vitales y a menudo causaban la muerte de madre e hijo durante el parto. Sin embargo, a medida que los movimientos feministas gradualmente se arraigaron y la sociedad desarrolló una apreciación más profunda por la silueta que Dios había dado a las mujeres (y no el ideal de la cintura pequeña) los soportes y otras prendas externas se volvieron más indulgentes. En la época de la Primera Guerra Mundial, las mujeres podían respirar dentro de sus corsés. Mientras que el exitoso programa de televisión "Mad Men" comenzó una moda pasajera de los años 60, donde los senos llamativos, cinturas pequeñas y caderas curvadas eran de rigor, la ropa actual se trata de acomodar la forma natural de la mujer, no de manipular su figura para entrar a una faja claustrofóbica.

La comodidad y el estilo no están en oposición

Ser esclavo de la moda no debe ser una frase que se deba tomar literalmente, dice la experta en estilo Melissa Magsaysay.

"La comodidad equivale a liberación y libertad del confinamiento", dice Magsaysay, escritora de la sección de Imagen para "Los Ángeles Times" y autora del próximo libro "City of Style". A medida que nos alejamos de los roles de género tradicionales de la mujer únicamente súper femenina, existen más interpretaciones de lo que las mujeres pueden utilizar.

"En los años 60 fue cuando las mujeres dejaron de usar brassieres, y en los años 70 llegó el vestido envolvente de Diane Von Furstenberg, que se ajustaba a la figura pero no requería ningún elemento pesado en cuanto a ropa interior. Ese fue un momento revolucionario en la moda de las mujeres".

Para elegir ropa que sea chic pero que también favorezca tu tipo de cuerpo, debes tener un enfoque realista de los estilos actuales, dice Magsaysay.

No todos podemos usar todas las tendencias.

"Debes comenzar en un lugar donde te sientas 100 por ciento cómoda", aconseja Magsaysay. "Debes determinar la ropa que favorece tu cuerpo y no al revés. No puedes usar jean ajustados si son incómodos".

"Si hay una parte de tu cuerpo de la que te sientes acomplejada cuando usas cierto tipo de ropa, no la utilices. Hay muchos tipos de jeans. Busca unos que te hagan sentir bien".

Cuando buscas una moda básica que favorezca tu silueta (ya sea una maxi falda, un vestido suelto o un pantalón con corte de bota) puedes confiar en esta como una base para tu guardarropa y comenzar a partir de ahí, añadiendo otras piezas.

"Hay muchas mujeres que utilizan los maxi vestidos porque son cómodos, hace que tu cuerpo luzca más largo y tienes la forma en la parte superior", dice Magsaysay. "Puedes accesorizarlo al añadir muchas pulseras o unas sandalias en el verano. La versatilidad es una gran parte de la comodidad".

La tecnología ayuda

Moda: principio de placer, no de tortura
Los tacones se han vuelto una opción para todo el día. (Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images)

También contamos con la tecnología textil para agradecer el progreso de la industria de la moda en cuanto a comodidad.

“La atención ahora se centra en crear telas que promuevan la comodidad y la durabilidad", dice Mary Alice Stephenson, una experta en estilo y comentadora de moda basada en Nueva York quien regularmente comparte su visión en “Vogue”, "Allure" y "Harper's Bazaar". “Las mujeres quieren telas que sean frescas, que se sientan mejor y duren más, y con ello viene la comodidad".

Anteriormente, la ropa y los accesorios se creaban de manera artística y las mujeres tenían que adaptarse a ello. Ahora, señala Stephenson, la ropa se hace para ajustarse a las mujeres.

“Los diseñadores buscan constantemente nuevas formas de crear ropa que luzca bien, se sienta bien y funcione en la vida de las mujeres”, dice. Señala que hay tanta ropa interior suave y delicada, que es tan ligera que quieres usarlas sin más ropa”.

Lo mismo sucede con los zapatos. Las mujeres ya no tienen que meter sus pies en pequeños zapatos para ser audaces.

“Las mujeres solían arreglarse de acuerdo con la ocasión”, dijo Stephenson. “No podían esperar para quitarse los tacones al final del día. Eso cambió, y las mujeres los utilizan todo el día porque la tecnología favoreció los zapatos, el modo en que están hechos", y los "que están especialmente diseñados para acojinar los tacones y los dedos del pie”.

Para los zapatos, dice Magsaysay, “Para maximizar el nivel de comodidad, busca una marca que se ajuste de inmediato a tu pie y no la cambies. No tienes que tener el mismo guardarropa que las demás”.

La confianza es elegante

Cuando se trata de aumentar el guardarropa que sea cómodo y glamuroso, la confianza es el mejor accesorio que una mujer puede tener, dice Stephenson.

“Para mí, la mejor moda es la moda feliz”, dijo. “Somos una sociedad muy visual, y la moda da confianza a las mujeres. Cuando encuentras algo que te gusta, debes usarlo con abandono. La moda no sirve si no te hace sentir grandiosa”.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles